POLÍTICA

Médicos de Madrid denuncian ratas y basura en los centros de salud

16/09/2013 14:55 CEST | Actualizado 16/09/2013 14:55 CEST
AMYTS

Ratas en los lavabos, vomitos sin recoger, cubos rebosantes de basura, temperaturas asfixiantes... Estas son las lamentables condiciones en las que se encuentran los centros de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, según ha denunciado el sindicato AMYTS ante la Inspección de Trabajo.

Una denuncia que ha ido acompañada de, al menos, cinco casos documentados con fotografías que muestran las malas condiciones de algunos centros de Atención Primaria.

En ella, se asegura que los cubos con restos de material de curas no se vacían entre el viernes y el lunes, y que cuando un paciente vomita en la franja horaria en la que no se presta servicio, no se limpia hasta que se llama al servicio urgente. Algo que pasó en una sala de lactancia materna del centro Parque Coimbra, que tuvo que ser clausurada "porque un bebé había vomitado a las 13:50 horas y solo se limpió tras acudir el servicio de limpieza urgente a las 15:35 horas de la tarde".

Según la denuncia de AMYTS, delegados sindicales han constatado problemas de limpieza en 19 centros y de climatización en otros 23. "Antes el servicio de limpieza cubría todo el horario de apertura, pero ahora se ha reducido hasta un 70% en algunos centros", explica Victoria Velasco, delegada de Prevención y Salud Laboral de AMYTS a El Huffington Post.

Algo que nunca había ocurrido antes, según indica Velasco, en un servicio que está externalizado desde hace tiempo pero que siempre ofrecía un servicio de limpieza que cubría "al cien por cien" el tiempo de apertura de los centros de salud. Las denuncias han llegado con la adjudicación a Ferroser, filial de Ferrovial, de los 293 centros de salud el pasado mes de mayo.

SIN RESPUESTA

El sindicato asegura que en agosto remitió esta situación a Antonio Alemany, director general de Atención Primaria del Servicio Madrileño de Salud, pero que no han recibido respuesta. Ni de Sanidad, ni de la dirección del centro, ni de la empresa adjudicataria. "Nadie se ha puesto en contacto con nosotros", lamenta Velasco.

Ahora, según explican desde el sindicato, desde que se presentó la denuncia, el pasado 6 de septiembre, hay un plazo de quince días para la adjudicación de un inspector. Será entonces cuando AMYTS trate de contactar con Trabajo para ver cómo va la denuncia.