INTERNACIONAL

Un clérigo árabe afirma que las mujeres que conducen tienen daños en los ovarios

29/09/2013 13:26 CEST | Actualizado 29/09/2013 13:26 CEST
REUTERS

Uno de los clérigos conservadores más importantes de Arabia Saudí, el jeque Salé al Lohaidan, ha asegurado que las mujeres que conducen coches corren el riesgo de lesionarse los ovarios y tener hijos con problemas clínicos.

"Si una mujer conduce un coche sin que sea absolutamente necesario podría sufrir impactos psicológicos negativos, toda vez que hay estudios médicos fisiológicos y funcionales que demuestran que la conducción afecta automáticamente a los ovarios y presiona la pelvis hacia arriba", ha afirmado el académico islámico.

"Por eso encontramos que aquellas que conducen habitualmente tienen niños con problemas clínicos de diferentes niveles", ha asegurado, en una entrevista concedida a la publicación digital Sabq.org.

Al Lohaidan ha respondido así a los activistas que defienden el derecho de las mujeres a conducir en Arabia Saudí, un país que prohíbe a las féminas ponerse al volante.

En los últimos días, una campaña que reclama que las mujeres desafíen la prohibición y se pongan al volante el 26 de octubre ha acumulado apoyos de importantes defensores de los derechos de las féminas. Desde este domingo, la página de esta campaña permanece bloqueada en Arabia Saudí.

Como miembro del Consejo de Eruditos, el jeque Salé Al Lohaidan puede emitir fatuas (edictos religiosos), aconsejar al Gobierno y tiene una gran influencia sobre los mandatarios conservadores del reino.

"LA RAZÓN FRENTE AL CORAZÓN"

Sus declaraciones han tenido mucha importancia en algunos debates públicos sobre reformas para aumentar los derechos de las mujeres que ha estudiado el rey Abdulá, que le relevó como jefe del Poder Judicial en 2009.

El jeque ha asegurado que las mujeres que quieren desafiar la prohibición de conducir deberían hacer primar "la razón frente al corazón, sus emociones y pasiones".

Aunque el Consejo de Eruditos no determina las políticas del Gobierno saudí, que es el que decide en última instancia con el rey Abdulá, puede ralentizar la acción del Ejecutivo en un país en el que la legitimidad de la familia real Al Saud deriva de la élite clerical.

La prohibición de la conducción femenina no está respaldada por ninguna ley pero la realidad en Arabia Saudí es que sólo los hombres pueden conseguir el carné de conducir. Las mujeres pueden ser multadas por conducir sin carné e incluso ser detenidas y juzgadas.