POLÍTICA

El anuncio del cierre de más de 300 escuelas en Portugal desata la polémica

23/06/2014 09:05 CEST | Actualizado 23/06/2014 09:05 CEST
Gtresonline

El Gobierno portugués ha anunciado que prevé cerrar más de 300 escuelas en diferentes puntos del país el próximo año y que sus alumnos serán redirigidos a otros colegios, reavivando así los roces del Ejecutivo con el sector de la educación.

Los centros donde se dejará de impartir clase son todos de primer ciclo de la enseñanza básica, aunque por el momento no se conoce cuáles serán exactamente los afectados. Esa falta de información ha sido criticada este domingo por partidos políticos de izquierda y por asociaciones de padres y madres, que han reclamado que sea revelada la lista completa de escuelas que cerrarán el próximo curso escolar.

"El Gobierno está escondiendo cuáles son los colegios que quiere cerrar", ha lamentado el líder del Partido Comunista (cuarta fuerza más votada del país), Jerónimo de Sousa, quien ha recordado que también se han clausurado durante los últimos años tribunales y centros sanitarios, sobre todo en pequeños municipios.

"RACIONALIZACIÓN" DE LA RED DE COLEGIOS

Los planes del Gobierno luso, de signo conservador, forman parte de su estrategia de "racionalización" de la red nacional de colegios, con el objetivo de suprimir aquellos que cuentan con menos alumnos. Sin embargo, la oposición de izquierdas censura estas medidas, ya que considera que contribuyen a despoblar el interior del país y a hacerlo menos atractivo.

La reorganización del mapa educativo portugués formaba parte de la lista de ajustes aplicados por el Ejecutivo a instancias de la UE y el Fondo Monetario Internacional como contrapartida por su rescate financiero.

De hecho, durante los tres años bajo el rescate financiero, Portugal ha frenado las nuevas contrataciones de profesores, ha reorganizado su red de colegios y ha alterado el régimen de movilidad de los cerca de 160.000 docentes que tiene el país.

ADEMÁS...