INTERNACIONAL

9 razones por las que merece la pena viajar a Tailandia

07/08/2014 17:40 CEST | Actualizado 07/08/2014 18:02 CEST

BANGKOK - Pocos países pueden presumir de ofrecer al viajero tanta diversidad como la que hay en Tailandia. Destino favorito de los mochileros, pero también de los turistas 'cinco estrellas'. De los que quieren churruscarse en la playa y de los que prefieren aventura en la montaña. De los amantes del bullicio de la ciudad y de los que necesitan un momento de relax. De los que tienen poco para gastar y de los que no pueden vivir sin tirar de tarjeta. De aquellos a los que les gusta comer y de los que les gusta comer... mucho.

Dos meses después del último golpe de estado, Tailandia recibe a los turistas con los brazos abiertos. No se ven militares en las burbujeantes calles de Bangkok y los fijos de algunos de los enclaves más visitados de la capital, como el Gran Palacio, posan sin problemas en los selfies de los turistas.

La junta militar, que ultima la formación del nuevo gobierno interino con los líderes militares a la cabeza, parece ser plenamente consciente de la importancia de las visitas extranjeras para el país. El turismo, que aporta el 7% del PIB, se ha visto afectado en los últimos meses por la inestabilidad política. De enero a junio de 2014 Tailandia recibió casi un 10% menos de viajeros con respecto al mismo periodo de 2013, según datos del ministerio de Turismo tailandés. La caída se produjo mayormente en los países asiáticos. Sin embargo, la tendencia de visitas desde Europa continuó al alza. El número de españoles creció casi un 9% respecto al año pasado en los primeros meses de 2014, aunque fuentes del sector reconocen que el golpe provocó numerosas cancelaciones.

Estos son algunos de los motivos por los que merece la pena viajar a Tailandia. Si eres de los afortunados que ya han estado, seguro que se te ocurre algún otro por el que merece la pena volver.

  • 1 - Por sus templos
    Vanesa Rodríguez
    Su arquitectura es una explosión de colores brillantes que combina el pan de oro, rutilantes cachitos de porcelana china, animales mitológicos, exhuberante vegetación, guerreros e imágenes sagradas de Buda. Bangkok alberga unos 400 templos, algunos de visita obligada: el Templo del Buda Dorado (Wat Traimit), con su gran escultura de más de cinco toneladas de oro macizo; el Templo del Buda Recostado (Wat Pho), con una impresionante estatua de 46 metros de largo que tendrás que rodear o el Templo del Buda de Esmeralda (Wat Phra Kaew), una de las imágenes más veneradas del país cuya capilla se encuentra dentro del complejo del Gran Palacio.
  • Vanesa Rodríguez
    El Wat Arun (Templo del Amanecer), es una de las referencias visuales de la capital con su pagoda de 79 metros de altura. Desde la otra orilla del río Chao Phraya, en la sala Rattanakosin, se puede disfrutar de una vista privilegiada de este templo.
  • 2 - Por sus mercados
    Vanesa Rodríguez
    En cada rincón de Bangkok hay alguien vendiendo algo. El mercado nocturno de Patpong, en Silom Road, es uno de los más conocidos y transitados por los turistas en busca del mejor chollo tras un amigable regateo. La zona también es una de las principales áreas de negocios y entretenimiento donde se erigen modernos hoteles como el Pullman Bangkok Hotel G. Más tranquilo y sin apenas turistas es el mercado e las flores (en la foto), donde los locales compran flores frescas para sus ofrendas. Y aunque ya un tanto masificado, merece la pena pasear por el mercado del tren (Talad Rom Hub) en Mao Klong (a unas dos horas por carretera de Bangkok). Los puestecillos con todo tipo de alimentos se vierten sobre las vías del tren. Cada vez que este se acerca los comerciantes lo recogen todo y cuando pasa, lo vuelven a montar en cuestión de minutos.
  • 3 - Por los masajes
    Vanesa Rodríguez
    Si esperas quedarte dormido mientras te dan un masaje tailandés, lo llevas claro. El verdadero masaje tradicional duele. Los expertos en este arte alivian la tensión de los músculos ejerciendo presión con las manos y ciertas posturas de su cuerpo. 'Bao-bao' es la 'contraseña' a decir si necesitas que bajen la intensidad mientras te amasan. Uno de los sitios de referencia en el que darse un buen masaje tradicional es la escuela ubicada en Wat Pho (donde se encuentra el Buda Recostado), aunque la ciudad está salpicada de locales donde relajarse con un masaje a precios económicos.
  • 4 - Por la comida
    Vanesa Rodríguez
    Incluso la versión 'light' para los turistas pica. Pero pasado el primer momento, en el que parece que la lengua se te va a caer a pedazos, la combinación de especias y nuevos sabores te atrapa. Dulce, amargo, picante, ácido y salado se juntan en un mismo plato. Puedes disfrutar de las especialidades tailandesas en puestos callejeros por unos cuantos bats o en restaurantes lujosos. En la imagen, pollo satay con salsa de cacahuetes. ¡Yum!
  • Vanesa Rodríguez
    El Khao Niaow Ma Muang o arroz pegajoso con mango es el postre más famoso de Tailandia: delicioso y con un puntito de sal. En la foto, su versión tradicional bañada con leche de coco, del restaurante Supattra River House a las orillas del Chao Phraya. También lo podrás degustar en la cena por el río del crucero Manohra (hotel Anantara). O te puedes dejar sorprender por variantes ultramodernas, como el postre Siam Passion del Hotel Siam Kempinski inspirado en la repostería Thai, o la reinterpretación del clásico Khao Niaow Ma Muang que el chef Alex Bitterling lleva a cabo en el Hotel Aleenta , a base de curiosos elementos como espuma y rice krispies.
  • 5 - Por las noches de Bangkok
    Vanesa Rodríguez
    La noche de la capital se puede disfrutar de arriba abajo. Desde las terrazas más chic situadas en rascacielos con vistas privilegiadas a un skyline que por momentos parece Manhattan (como la del Above Eleven en la foto) a la fiesta en los bares-furgonetas con musicón de la zona de Sukhumvit. ¡Cualquier sitio es bueno para tomar una cerveza thai bien fresquita!
  • Vanesa Rodríguez
    Además la noche de Bangkok acoge numerosos espectáculos culturales: teatro, concierto, festivales... En la imagen globos de colores tiñen de fiesta el cielo nocturno de la capital con motivo del "Thailand Happiness Street Festival Extravaganza" que se celebró del 25 a 26 julio con el fin de transmitir que el país ha vuelto a la normalidad.
  • 6 - Porque mola montar en tuk-tuk
    Vanesa Rodríguez
    Desplazarse sobre tres ruedas después de una noche de juerga es un clásico muy divertido que no puedes dejar pasar. Tendrás que negociar el precio antes de subirte a unas de estas motos cubiertas que te llevarán a velocidades de vértigo por las calles de la ciudad.
  • 7 - Por paisajes que te dejan boquiabierto
    Vanesa Rodríguez
    Como los del Parque Nacional de Khao Sok (provincia de Surat Thani), llamado así porque su montaña dibuja la silueta de un gigante dormido. Después de un agradable paseo en canoa por el río, en el que se observan todos los verdes posibles de esta espectacular joya de la biodiversidad, puedes vivir una experiencia única y desembocar en sus impresionantes valles a lomos de un elefante.
  • 8 - Porque quedan lugares auténticos
    Vanesa Rodríguez
    El país recibe al año más de 26 millones de visitantes, pero todavía quedan lugares por descubrir en Tailandia, alejados del turisteo. Uno de esos rincones lo encontramos a lo largo del río Mae Klong. Un paseo por sus tranquilas marismas nos servirá para aprender cómo cultivan las ostras o los berberechos sus sonrientes pescadores. Mientras surcas el río, recibirás la visita de los macacos, que desafían su miedo al agua nadando hacia la barca en busca de un tentempié. Una comida local recién pescada en una tradicional casa Krateng pondrá un delicioso punto final a esta aventura.
  • 9 - Por sus playazas
    Vanesa Rodríguez
    Porque todo lo anterior está muy bien, pero no hay nada como descansar unos días en una playa de aguas turquesas y cristalinas rodeado de palmeras. La isla de Phuket es un referente para los turistas en Tailandia. Largas playas de arena blanca bañadas por el templado mar de Andaman y todo el ocio que el viajero pueda desear. Se puede llegar a Phuket en avión desde Bangkok en poco más de una hora con Thai Airways, única compañía que también ofrece vuelos directos al país desde España. Si se quiere un poco de tranquilidad solo hay que cruzar el puente que conduce hasta la provincia de Phang-nga. Allí la bahía del parque nacional marino está salpicada por más de un centenar de islas, como la aldea musulmana flotante de pescadores Koh Panyi o la conocida como 'isla de James Bond' (en la foto). Atractivo turístico porque allí se rodó la película 'El hombre con la pistola de oro', se ha convertido en una de las postales más famosas de Tailandia.

TE PUEDE INTERESAR...

Las playas más sexis del mundo