INTERNACIONAL

Los 'Juegos Judíos' se celebran en el estadio de Berlín conocido como icono nazi

02/08/2015 17:48 CEST | Actualizado 02/08/2015 17:48 CEST

Hay veces en que el mundo gira, los tiempos cambian y se logran pequeños grandes guiños a la Historia, reivindicaciones simbólicas que ayudan a superar heridas. Lo que está ocurriendo estos días en Berlín tiene algo de eso.

Este verano, es Alemania la sede donde se llevan a cabo los Juegos Europeos Macabeos, una especie de campeonato judío en el que participan 2.300 deportistas de esta religión, de 38 países. Es ya una competición habitual, veraniega, que une a jóvenes judíos de todo el mundo. Pero es que, esta vez, correrán y saltarán en el mismo parque olímpico donde se celebraron los Juegos Olímpicos de Berlín bajo el régimen nazi, en 1936.

Entonces, Adolf Hitler estaba triunfante en la grada, con todo su racismo en las venas, rabiando por tener que poner medallas a atletas como el negro Jesse Owens (EEUU). Ahora son los judíos los que disfrutan de la paz del deporte en un espacio donde resuenan otros tiempos, más dolorosos.

Por eso es enorme la carga simbólica de estos juegos, que incluso ha desplazado de los focos la intensa seguridad que rodea el recinto.

Los participantes de este año tiene entre 14 y 86 años y, además de los deportistas europeos, hay delegaciones invitadas de EEUU, Australia, México, Argentina, Sudáfrica y Chile. En total, hay competiciones en 19 disciplinas deportivas.

Berlín fue uno de los focos desde donde irradió el movimiento macabeo en Europa a partir de finales del siglo XIX.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

Where the dreams come true #EMG2015 #EMG2015GIBRALTAR

Una foto publicada por European Maccabi Games 2015 (@emg2015_berlin) el

Parte de la delegación judía de Gibraltar, ante el estadio berlinés.

La canciller Angela Merkel ha enviado un mensaje a los juegos, en el que destaca que "el hecho de los Juegos Europeos Macabeos se celebren por primera vez en Alemania tiene una gran significación no sólo deportiva, sino ante todo histórica y política".

"La quiebra de la civilización de la Shoá (el Holocausto) perpetrada por Alemania está inscrita profundamente en nuestra conciencia nacional. En vista del pasado, tenemos que estar agradecidos por la diversidad de la vida judía en el país y por la creciente confianza de los huéspedes del extranjero", dijo.

Y ADEMÁS...

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest