INTERNACIONAL

Tony Blair pide perdón por la "errónea" información que condujo a la invasión de Irak

25/10/2015 10:36 CET | Actualizado 25/10/2015 10:37 CET

Los informes alejados de la realidad sobre las supuestas armas de destrucción masiva de Sadam Husein, la descomposición posterior de Irak, el sectarismo al alza, las víctimas civiles... Nada de eso había cosechado en este tiempo una disculpa por parte de los Gobiernos que colaboraron en la invasión de hace 12 años, en aras de un mundo más seguro, decían. Pero anoche, por sorpresa, el ex primer ministro británico, Tony Blair, pidió perdón por aceptar los "erróneos" datos de Inteligencia que le llevaron a participar en la invasión de Irak en 2003.

Blair ha admitido incluso que aquella guerra y el caos posterior en que se sumió el país son una causa probable de la posterior aparición del grupo terrorista Estado Islámico, considerada hoy una de las mayores amenazas del mundo libre, aunque el que fuera líder laborista no se ha disculpado por eliminar del poder al ejecutado Husein.

Blair ha reconocido su parte de culpa en una entrevista concedida a la cadena estadounidense CNN donde admite que "es imposible que quienes expulsamos a Sadam en 2003 no tengamos parte de culpa por la situación actual".

"Quiero pedir perdón por los erróneos datos de inteligencia que recibimos. También quiero pedir perdón, por cierto, por algunos errores en la planificación y, desde luego, por nuestro fallo de comprensión al anticipar lo que sucedería con la eliminación del régimen de Husein", ha explicado.

"Sin embargo, me cuesta disculparme por eliminar a Sadam", ha hecho saber posteriormente el ex primer ministro británico en declaraciones que se emitirán a partir del próximo lunes en el especial de CNN Long Road to Hell, presentado por Fareed Zakaria.

A la pregunta de si la invasión de Irak ha sido uno de los factores principales de la aparición de Estado Islámico, Blair admite literalmente que "hay elementos de verdad en esa cuestión".

Más aún, Blair se declara preparado para "enfrentarse al juicio de la historia" por los acontecimientos posteriores a la invasión de hace 12 años.

"Cuando pienso en este 'crimen' que llaman, en la eliminación de Sadam, cuando hemos visto cómo se ha desarollado el conflicto en Siria, en el que han muerto cientos de miles de personas... Occidente debe responsabilizarse de lo que ha sucedido. No hemos movido un dedo", ha reconocido.

LA FOTO DE LAS AZORES

Blair puso a su país en una guerra impulsada por George W. Bush, en entonces presidente de EEUU, y con el apoyo de España, gobernada entonces por José María Aznar. Polonia y Portugal se sumaron, igualmente.

Bush defendía que las razones para la invasión eran "desarmar a Irak de armas de destrucción masiva" -que nunca llegaron a encontrarse, ni su existencia quedó demostrada-, "poner fin al (supuesto) apoyo brindado por Saddam Hussein al terrorismo", y lograr la "libertad" del pueblo iraquí. Los principales detractores de la guerra señalaron estas razones como meras excusas para realizar la invasión, motivados por intereses meramente económicos y políticos. La ONU, por ejemplo, no autorizó la operación.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest