Huffpost Spain
Laura Riestra Headshot

Gary Johnson y el Partido Libertario: ¿una alternativa real a Hillary Clinton y Donald Trump?

Publicado: Actualizado:
JOHNSON
Gary Johnson durante la campaña presidencial de EEUU en 2012 | AFP
Imprimir

De Hillary Clinton se dice que los americanos no confían en ella. De Donald Trump que sería una pesadilla para el país que alguien así se hiciera con la presidencia. Sin embargo, todo apunta a que ambos serán los ganadores del proceso de primarias que culminará con su nominación en las respectivas convenciones de ambos partidos. Así las cosas… ¿Y si existiera una tercera opción? Pues sí, la hay, se llama Partido Libertario y su lema es el de “Gobierno mínimo, libertad máxima”.

La prueba de que esto es así, de que las opciones actuales no convencen, es que sólo unas horas después de que tanto Ted Cruz como John Kasich anunciaran tras su derrota en las primarias de Indiana su salida de la contienda por la nominación, dejando vía libre a Trump, hubo dos términos que empezaron a ser más buscados en Google: “Partido Libertario” y el nombre del que es su cara más visible, “Gary Johnson”.


Es más, las búsquedas no fueron lo único que aumentaró ante la posibilidad de la nominación de Trump: entre las 7 de la noche del pasado martes 3 de mayo -cuando se empezaban a conocer los resultados de las primarias de Indiana en las que arrasó el magnate- , y el mediodía del miércoles 4, el Partido Libertario recibió 99 nuevas solicitudes de ingreso. El día anterior, en el mismo periodo de tiempo, sólo tuvieron 46, según informa Washington Examiner.

Conscientes de la oportunidad que se les presenta, los miembros del partido no quieren dejarla escapar. Por eso Johnson, ex gobernador republicano de Nuevo México en dos ocasiones (1995-2003) y que ya fue el candidato de esta formación en las elecciones presidenciales de 2012, lleva meses haciendo campaña por ‘rasgar’ el voto del electorado descontento. A falta de que el partido confirme que le permite repetir candidatura -cosa que será a finales de este mes de mayo- Johnson ya está en campaña, porque, asegura, “este es su año”.

Suelo decir que millones de estadounidenses son libertarios, pero que simplemente no lo saben

“Republicanos y demócratas van a designar a dos de los candidatos más polarizados de la historia reciente. Combina eso con el hecho de que la mayoría de los votantes americanos se consideran a sí mismos independientes… Es la tormenta perfecta que tiene como resultado la posibilidad de optar por un “tercero”. Con frecuencia suelo decir que millones de estadounidenses son libertarios, pero que simplemente no lo saben. Este puede ser el año en el que lo descubran”, asegura a El Huffington Post.

Ya en 2012 Johnson consiguió una pequeña gran victoria: se convirtió en el candidato libertario más votado de la historia del partido al hacerse con más de un millón de votos. El contexto actual parece que le favorece más que entonces: según la encuesta publicada el pasado 24 de marzo por la Universidad Monmouth, si se celebraran elecciones ahora, el candidato libertario quedaría en tercera posición con el 11% de los votos frente al 42% de Hillary Clinton y el 34% de Donald Trump.

Con todo, el ex gobernador de Nuevo México sabe a quién se enfrenta. A sus 63 años, este millonario ha ejercido el cargo de presidente y CEO de Cannabis Sativa, empresa con sede en Nevada que se dedica a la distribución de marihuana. Además, fundó una de las compañías de construcción más grandes del estado, Big J Enterprises. Por tanto, salvando las diferencias, comparte ciertos puntos con Donald Trump… y él es consciente de ello.

“Entiendo el discurso de Trump. Yo mismo competí -y fui elegido Gobernador- como outsider y apelando a mi experiencia como hombre de negocios como mecanismo para hacer mi cargo político más eficiente, pero hasta aquí las semejanzas. Sus ideas se basan en un Gobierno con más poder, más control y que intervenga en el mercado económico”, explica Johnson. Esos puntos en común a los que alude Johnson quedan reflejados en el vídeo en el que promociona su candidatura, en el que explota algo de lo que el magnate también se sirve habitualmente: el perfil del hombre de negocios que triunfa "hecho a sí mismo".

Pero el mensaje libertario no va dirigido sólo al votante republicano descontento, también al demócrata y todo aquel que quiera más opciones. “Está claro qué tipo de político es Hillary Clinton: sus ideas sobre la economía y sobre el tipo de control que considera que tiene que ejercer el Gobierno en nuestras vidas son parecidas a las de Trump. Esto deja una puerta abierta a un candidato liberal, que apueste por un Gobierno pequeño (con poca interferencia, mínima). Además, no hay que olvidar además que Clinton es la candidata del establishment… en un año en el que los votantes están claramente en contra de ese mismo establishment que la sustenta”.

¿Y qué es lo que este partido ofrece exactamente al electorado? Johnson asegura que tienen objetivos “simples”, pero “críticos”:

  • Inmigración: se distancia de las ideas republicanas y se acerca a las tradicionalmente demócratas. Quiere favorecer la inmigración para aquellas personas que quieran una vida mejor en EEUU. “Elevar muros sólo favorecería la inmigración ilegal”, asegura.
  • Impuestos: se aliena con la postura republicana tradicional y se aleja de los demócratas: quiere la reducción de impuestos a todos los niveles: federal, estatal y local.
  • Drogas: está a favor de su legalización. De hecho, considera que es la manera de luchar contra el narcotráfico, que por norma supone una enorme carga presupuestal y que no ha logrado grandes apoyos.
  • Defensa: se alega de los dos partidos tradicionales y aboga por acabar con las intervenciones militares y sacar a todas las tropas que sigan en el extranjero. Así, pretende dotar al Departamento de Defensa de un presupuesto que cubra sólo lo estrictamente necesario para defender el país.

“Durante demasiado tiempo el gasto del Gobierno de EEUU ha crecido sin control, generando una deuda que alcanza ya los 20.000 millones de dólares y erosionando las libertades en las que basamos nuestra fundación. Hay que invertir esta tendencia y reducir las cargas financieras que se están imponiendo al pueblo estadounidense”, explica.

Soy realista sobre el reto que supone competir fuera del duopolio de los dos partidos

Este mismo argumento fue el que defendió durante la campaña de 2012, en la que presumió de haber controlado el gasto público de Nuevo México y el mantenimiento de esa disciplina fiscal es la que sigue defendiendo para la presidencia.

Son, por tanto, unas ideas que cabalgan entre los dos partidos tradicionales de EEUU. La duda está en si esta vez realmente los votantes verán en el Partido Libertario una formación en la que confiar para la era post-Obama. Preguntado si se ve como presidente, Johnson lo tiene claro: “Soy realista sobre el reto que supone competir fuera del duopolio de los dos partidos. Sin embargo, tengo una gran vida y realmente no estaría haciendo esto si no me viera a mí mismo como presidente y de ser capaz de hacer los cambios que de ser elegido podría llevar a cabo”.

Mientras, si las cosas no cambian, Trump y Clinton seguirán afianzando su camino hacia la nominación este martes, día en el que se celebran primarias en Ohio y Kentucky. El magnate ya no tiene contrincantes en su partido, pero la ex secretaria de Estado, aunque será la candidata, necesita una victoria simbólica, que refuerce su imagen de cara a la auténtica lucha por la presidencia. A día de hoy el aspirante demócrata Bernie Sanders aún le disputa las primarias e incluso le vence, por lo que Clinton necesita sumarse un nuevo tanto. Seguro que Johnson seguirá muy de cerca lo que ocurra.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

También en El Huffington Post

Close
10 caras de Donald Trump
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

Sugerir una corrección