Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Guillermo Orts-Gil  Headshot

La mirada de un 'cazador de terremotos' en Praga

Publicado: Actualizado:
Imprimir

2016-05-14-1463214711-2357636-xavifoto3.jpg
Xavi Martí, investigador y emprendedor que detecta terremotos utilizando magnetismo y nanotecnología (foto cedida por XM).

Utilizando unas barritas magnéticas del tamaño de pocos nanómetros podemos detectar el movimiento de gigantescas masas de roca

Cuando uno se encuentra entre un montón de personas, es difícil prestar suficiente atención a sus interlocutores. En una recepción oficial, por ejemplo, las presentaciones acostumbran a ser breves, las conversaciones a menudo intermitentes. Sin embargo, cuando aquella tarde de febrero hablaba con algunos investigadores españoles en Praga, la mirada y las historias de uno de ellos consiguieron atraer toda mi atención. Ésta de hoy es una entrevista al ingeniero y emprendedor Xavi Martí, un cazador de terremotos y tsunamis con una mirada propia sobre la nanotecnología, innovación, internet y las ventajas de viajar por el mundo.

¿Cómo se convierte uno en un cazador de terremotos?

Todo empezó en 2010, cuando me propusieron a acompañar un grupo de geólogos para medir mareas terrestres, es decir, para ver cómo las rocas reaccionan a los vaivenes de la Luna. No me podía imaginar que aceptar esa invitación tan poco habitual me abriría una ventana a un campo tan interesante. Como ingeniero, empecé a investigar los instrumentos que podrían ser utilizados para realizar una monitorización global de los desplazamientos en todo el planeta. Concluí que una de las mejores soluciones sería utilizar la nanotecnología.

Cuéntanos más sobre la nanotecnología.

La nanotecnología ha permitido desarrollar sensores magnéticos precisos y de muy bajo coste. Es por ello que cada uno de nuestros teléfonos dispone ya de una brújula basada en la nanotecnología. Nosotros lo que hacemos es utilizar barritas de metal magnético, de apenas unos nanómetros, que nos avisan de lo que ocurre entre gigantescas masas de roca. En definitiva, si no existiera el nano, no hubiéramos vendido un solo sensor: el precio sería demasiado alto, y el peso, consumo energético y volumen final serían inasumibles.

Gracias a National Geographic hemos instalado sensores nano en la isla del Hierro. Japón y EEUU están ahora en nuestro punto de mira.

Y esto te llevó hace poco, de la mano de National Geographic, hasta las Canarias, para tratar de ver si la isla del Hierro podría provocar ese enorme tsunami en la costa de Florida...

Así es. Nada de esto hubiera sido posible sin el apoyo de la Sociedad National Geographic y del programa Waitt. Con estos fondos se han podido instalar instrumentos en El Hierro que han despertado el interés necesario para poder avanzar en nuestro objetivo de cubrir muchas más localidades de interés científico en todo el mundo. En este sentido, veremos en un plazo de tiempo muy breve muchos más instrumentos en el sur de la Península Ibérica, en Grecia y en los Alpes. California y Japón están en nuestro punto de mira para finales de año. El viaje no ha hecho más que empezar...

Pero vuestros imanes sirrver para muchas más cosas...

El magnetismo permite detectar la presencia de metales sin la necesidad de línea directa de visión y esto se valora muy positivamente en muchos campos de la ingeniería: desde el llenado automático de latas de tomate hasta, muy recientemente, la detección de plazas libres de aparcamiento en las ciudades inteligentes. En este aspecto, nuestra empresa exporta sensores para ciudades, desde América del Sur hasta Europa del Este. Y todo con la misma tecnología que permite fabricar una red global de sensores para extraer información geológica.

Hoy en día, donde la competición entre jóvenes es brutal y nadie va a venir a buscarte, internet es la manera de adelantarse y darse a conocer.

Cambiando un poco de tema, dices que los 'popstars' ganan más que los científicos porque éstos saben suscitar mayor interés, sobre todo gracias a las redes sociales. ¿Deberían los científicos utilizar más las redes sociales?

Internet ha cambiado el mundo irreversiblemente. Las personas que no conoces son las puertas hacia las nuevas oportunidades de financiación. Antes de Internet, las redes de contactos las forjaban solo aquellos que podían permitirse viajar de forma habitual. Pero hoy en día, donde la competición entre jóvenes, también entre los científicos, es brutal, internet es la manera de adelantarse y darse a conocer. Con el exceso de oferta que hay, nadie te va a venir a buscar a casa. Te tienen que encontrar en la primera página de la red, ya sea Facebook, Google o los periódicos importantes. Más allá de una red telemática de documentos que ya existen en papel, internet es una red entre personas. De ahí el éxito de las redes sociales.

Hay investigadores muy celosos de sus descubrimientos. Tú, por el contrario, compartes online casi todo lo que descubres...

Yo creo que, una vez publicado el descubrimiento, cualquier científico se muere de ganas de que sea visto por mucha gente. Yo me incluyo en esta categoría y, además, trabajo de forma activa para que mi trabajo tenga eco en el público general. Hay un doble lenguaje que no favorece a la ciencia: los que te pagan hablan un lenguaje, mientras los que te escuchan hablan otro. Lo relevante es que los que te escuchan son los que pagan a los que te pagan. No olvidemos, como decía mi padre, que siempre hay alguien que manda más que tú.

Dices que hay algo universal: la belleza. Por eso, es más fácil vender algo si está acompañado de imágenes bellas. ¿Crees que funciona eso también en la ciencia?

Totalmente cierto. Me inspiraron mucho las presentaciones de Steve Jobs: cuando ves un teléfono en el escaparate y todavía no lo has probado, tu mente ya ha generado una opinión previa con solo verlo. Del mismo modo, las portadas y las imágenes que aparecen en las revistas de alto impacto están mucho más estudiadas desde el punto de vista estético que en otras revistas. En este aspecto, yo creo que las propias editoriales y los autores saben que el crecimiento exponencial del número de artículos publicados obliga a capturar la atención del lector con todas las estrategias disponibles.

Viajar cura muchos males. Lo que es importante en tu ciudad natal es anecdótico a 1000 kilómetros de distancia.

España, EEUU, República Checa. ¿Se puede ser científico y emprendedor sin haber visto mundo?

Viajar cura muchos males. Te permite ver desde un punto de vista de observador diferentes actitudes y metodologías. Lo que es importante en tu ciudad natal es anecdótico a 1.000 kilómetros de distancia. En mi caso, el haber vivido en ciudades como Tarragona, Barcelona, Toulousse, Grenoble, Praga o Berkeley me ha permitido forjar unas opiniones más equilibradas, más globales, y esto es fundamental de cara a establecer negocios internacionales. Ayuda a escuchar mejor al cliente, porque no das por sentadas muchas cosas.

Si te quedaran dos meses de vida, ¿en qué los invertirías?

En seguir luchando y esperando con curiosidad científica lo que se siente en el instante de la desconexión.

Seguir a Guillermo Orts-Gil en Facebook: www.facebook.com/GuilleOrtsGil