BLOGS

Sotanas en la sombra: el poder del ultracatolicismo mexicano en España

12/01/2017 07:19 CET | Actualizado 24/05/2017 13:08 CEST

2016-12-29-1483018221-8633214-iStock610120456.jpg

Foto: ISTOCK

España posee un vínculo privilegiado con Hispanoamérica en virtud de una lengua compartida. Sin embargo, no debemos olvidar que la lengua de los colonizadores fue, ante todo, un medio de evangelización. Ese es el gran legado español en las tierras conquistadas: mientras que en la Península el porcentaje de católicos no alcanza el 70%, en países como México supera el 80%. Estas cifras encuentran un correlato en la aceptación de la homosexualidad en ambos países: España es uno de los países donde la homosexualidad está mejor vista; por su parte, México constituye el segundo país del mundo -occidental- con mayor tasa de crímenes contra la comunidad LGTB.

Conforme los colectivos LGTB avanzan en su conquista de derechos, el ascenso de la derecha e incluso de la ultraderecha en los países occidentales se ha reflejado en los últimos años en un repunte de la violencia contra estas personas. En el ciberespacio, grupos organizados de troles -por otro lado inocuos en el mundo analógico- generan discordia e inseguridad mediante el uso de las redes sociales. Bandas como los Sicarios de Cristo o Legión Holk, ambas procedentes de México, utilizan en concreto un eficaz método para amedrentar: enviar fotografías falsas de personas armadas junto con una amenaza de muerte.

Ciertamente, no puede atribuirse solamente a la religión la presencia de actitudes LGTBfóbicas en los países de Occidente, pero es evidente que a menudo su papel como "gestora de la moral colectiva" la lleva a apuntalar semejante ideario. En España, la batalla entre asociaciones LGTB e Iglesia se está desarrollando ahora mismo en el ámbito de la educación, tradicionalmente copado por la segunda. Así, el exministro del Interior Jaime Mayor Oreja anunciaba recientemente la creación de la Plataforma por las libertades vulneradas por las leyes LGTB, un movimiento apoyado por diversas organizaciones vinculadas con El Yunque.

El Yunque siempre ha deseado reforzar su presencia en el partido liderado por Mariano Rajoy; ante su fracaso, ha debido conformarse con la formación de Santiago Abascal, Vox.

El Yunque es una organización secreta ultracatólica fundada por el mexicano Ramón Plata Moreno. Constituye el mayor lobby ultraconservador de Occidente y comprende un entramado que abarca diversos tipos de organizaciones, medios de comunicación, centros educativos y hasta partidos políticos. Aunque en principio está desvinculada de la otra gran secta católica, el Opus Dei, dueña de la Universidad de Navarra, el trazado es sencillo a partir del cardenal Herrera Oria, cofundador de CEU, y Julio Ariza, exdiputado del PP catalán y propietario de Intereconomía.

Los tentáculos de este leviatán trazan una trayectoria que numerosos personajes públicos han recorrido libremente; al igual que los partidos de ultraderecha, las filiales de El Yunque conforman una red que interrelaciona a todos sus miembros. Ariza, por ejemplo, es patrono de la Fundación Madrid Vivo, de la que Rouco Varela es presidente de honor. A su vez, el cardenal fue presidente de la Conferencia Episcopal, propietaria de COPE, y promotor de Amistad en Cristo-Nuevo Amanecer, cuyo asesor jurídico ejerce como abogado de la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos, una entidad auspiciada por otro miembro de Intereconomía y cofundador de Hazte Oír, Luis Losada.

El otro fundador, Ignacio Arsuaga, además de sobrino de Rodrigo Rato, es patrón de Actuall y CitizenGo. El primero es un medio dirigido por Alfonso Basallo, exdirector de Época, un semanario de Intereconomía que luego se convertiría en La Gaceta. El segundo lo dirige Álvaro Zulueta, tesorero de Hazte Oír y vinculado a otra organización del fundador de El Yunque, los Cruzados de Cristo Rey. Además, Zulueta es el marido de Olga Cuquerella, portavoz de Más Libres, empleada fantasma de Aizoon y hermana del exdirector de Intereconomía TV.

2016-12-30-1483093550-1915174-Yunque2.jpg

Los apéndices de El Yunque se extienden a organizaciones de México y España que a su vez están conectadas. Así, no es extraño encontrar al fundador de una organización en el patronato de otra, por ejemplo.

Otros nombres destacados de la organización ultracatólica incluyen a Kiko Argüello, fundador de los neocatecúmenos o Kikos -que incluyen al creador de la UCAM-, y a Marcial Maciel (fallecido en 2008), fundador de los Legionarios de Cristo, con los que ha mantenido relación el actual rector de la Universidad Francisco de Vitoria, Daniel Sada. Sada fue asimismo asesor de Aznar y cofundador con Ana Botella de Integra, y es que El Yunque siempre ha deseado reforzar su presencia en el partido liderado por Mariano Rajoy; ante su fracaso, ha debido conformarse con la formación de Santiago Abascal, Vox. En México, en cambio, encontró un aliado en la figura del presidente Fox (2000-2006), si bien actualmente su penetración en el Partido Acción Nacional es mucho menor.

Algunos centros educativos ya alertan del peligro de infiltración para captar a gente joven. Las diócesis de Toledo y Getafe se han manifestado sin ambages en contra de la secta integrista y sus grupos de presión, una decisión que pronto podría tomar la Conferencia Episcopal al completo. Mientras tanto, las organizaciones y medios de comunicación cobijados a su amparo adoptan una pose victimista como supuestos paladines de la verdad sometidos a la "nueva Inquisición LGTB". La expresión no podría ser más irónica en el actual contexto de aumento de la violencia contra la población LGTB, pero es buena muestra de la estrategia más antigua del discurso de odio: crear la ficción de dos bandos enfrentados y demonizar al 'otro'. Se trata del mismo contenido con distinta forma, la institucionalización del troleo más burdo. Y lo peor es que a veces funciona.

El autor forma parte del grupo El orden Mundial

MÁS SERIES