ECONOMÍA
15/02/2013 13:17 CET | Actualizado 17/04/2013 11:12 CEST

La OCDE recomienda a España pagar el paro solo a quien demuestre que busca trabajo

EFE

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) ha recomendado a España pagar las prestaciones de desempleo sólo a aquellos que busquen activamente un trabajo.

En el informe sobre sus propuestas de reformas económicas para este año presentado en Moscú, recomienda a España seguir "de manera más cercana los esfuerzos de búsqueda de empleo de los beneficiarios de prestaciones y vincular los pagos de beneficios a los resultados".

CONSULTA LAS RECOMENDACIONES DE LA OCDE A ESPAÑA (PDF EN INGLÉS)

En las recomendaciones de la OCDE no hay más indicaciones sobre cómo valorar estos "esfuerzos" ni sus "resultados" para vincular el pago de las prestaciones a ellos.

La OCDE considera, al mismo tiempo, que "la baja efectividad de los servicios públicos de empleo frena" la colocación de los desempleados en el mercado de trabajo.

La organización internacional propone crear mecanismos para evaluar los servicios regionales de empleo y ampliar la oferta educativa de reinserción laboral.

PEGAS A LOS CONVENIOS COLECTIVOS

Otra prioridad para que la economía española empiece a crecer es, según la OCDE, flexibilizar los salarios y vincularlos a las condiciones económicas de cada momento y no a los convenios colectivos o sectoriales.

En esta línea, aconseja que los salarios sean más sensibles a las condiciones económicas generales y a las propias de la empresa. Por ello, propone abolir la extensión legal de los convenios colectivos, que, en su opinión, limita la capacidad de respuesta de los salarios a las condiciones económicas.

La OCDE también repara en la educación como uno de los principales problemas de España y señala en su informe que el bajo nivel de educación secundaria y universitaria reducen la competitividad de los trabajadores y la productividad en general.

Entre las medidas adoptadas, los expertos alaban la restricción en el acceso a las becas a la universidad y algunos aspectos de la reforma de educación obligatoria emprendida por el Gobierno, que incluyen el reforzamiento de las materias troncales básicas y la introducción de una orientación vocacional en el último curso.