NOTICIAS
26/10/2013 10:24 CEST | Actualizado 26/10/2013 10:24 CEST

EEUU promete revisar sus programas para espiar sólo la información que necesite

AFP

"Estados Unidos tiene la obligación de obtener información de lo que está pasando en el mundo, para defender a nuestros ciudadanos, a nuestros aliados y a nuestra patria". Así de contundente se ha mostrado la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, quien sin embargo ha admitido que el presidente, Barack Obama, ha pedido revisar la política de espionaje para obtener sólo la información que realmente necesita, no toda la que su tecnología es capaz de reunir.

"Esperamos que más denuncias salgan a la superficie, dada la cantidad de información clasificada filtrada por el señor Snowden", indicó Psaki en una rueda de prensa.

Esas nuevas denuncias podrían ver la luz "en las próximas semanas", anticipó la portavoz en momentos en que está creciendo el malestar, tanto en Europa como en Latinoamérica, por el espionaje de EE.UU. a gobiernos y mandatarios extranjeros.

Según fuentes del Gobierno citadas por The Washington Post, la Oficina del Director Nacional de Inteligencia, James Clapper, está informando a los servicios de inteligencia extranjeros sobre la posibilidad de que Snowden revele operaciones de espionaje conjuntas extremadamente delicadas.

De acuerdo con ese diario, Snowden, asilado actualmente en Rusia, tiene en su poder 30.000 documentos de la red de inteligencia JWICS, que integra las bases de datos secretas del Pentágono, el Departamento de Estado y otras agencias de seguridad y espionaje.

Esa red secreta es la misma de la que el soldado Bradley (Chelsea) Manning recopiló información clasificada durante meses para transferirla luego a la organización WikiLeaks.

LOS MIEDOS DE EEUU

EE.UU. teme ahora que pueda quedar al descubierto la cooperación en materia de espionaje con países que no son tradicionales aliados de Washington o con departamentos de un Gobierno extranjero sin el conocimiento de otras autoridades de ese mismo país.

Como ejemplo, The Washington Post indica que existen programas de inteligencia contra Irán, Rusia o China en los que los países colaboradores no son conocidos públicamente como aliados de EE.UU.

Mientras, el escándalo sigue creciendo, sobre todo en Europa a raíz del supuesto espionaje a un teléfono celular de la canciller alemana, Angela Merkel, y a las llamadas telefónicas de 35 líderes mundiales.

Francia y Alemania lograron que en las conclusiones de la cumbre de otoño de la Unión Europea (UE) se incluyera hoy un anexo en el que subrayan que los servicios de inteligencia son "vitales en la lucha contra el terrorismo", pero también que "una falta de confianza podría perjudicar la necesaria cooperación" en este ámbito.

Además, el Parlamento Europeo (PE) anunció que nueve eurodiputados de la Comisión de Libertades Civiles estarán el lunes en Washington para recoger información sobre el supuesto espionaje electrónico masivo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos a ciudadanos europeos.

LA RESPUESTA DE ESPAÑA

Y, por su parte, el Gobierno español ha convocado para el lunes en el Ministerio de Asuntos Exteriores al nuevo embajador de EE.UU. en España, James Costos, para recabar información sobre un supuesto espionaje a España.

Sin entrar en detalles, la portavoz del Departamento de Estado explicó que en ese tipo de reuniones a las que varios embajadores de EE.UU. han sido convocados en los últimos días los diplomáticos están exponiendo los "propósitos" de la recolección de inteligencia y el hecho de que se está llevando a cabo "una revisión".

"Hoy el mundo está altamente interconectado y el flujo de información no tiene precedentes. Es por ello por lo que el presidente nos ha pedido revisar nuestras capacidades de vigilancia, con respeto a nuestros socios extranjeros", aseguró la principal asesora de Obama para la lucha antiterrorista, Lisa Monaco.

EL HUFFPOST PARA 'MASCOTAS 2'