ECONOMÍA
21/01/2015 19:52 CET | Actualizado 21/01/2015 19:52 CET

Las nuevas medidas del BCE, explicadas en 4 minutos (VÍDEO)

La artillería. El Banco Central Europeo se prepara para, tras muchos rumores y presiones, inundar la eurozona de millones de euros y, después, de muchos más millones de euros. El objetivo es reactivar una economía estancada y huir de la deflación a través del alivio a países y probablemente empresas en forma de compras de deuda masivas.

"La economía europea sigue prácticamente estancada y además con una amenaza muy seria de deflación", explica Jose Antonio Vega, subdirector de Cinco Días, en este vídeo de El HuffPost. En España o Portugal hay crecimiento, pero es débil. En Francia e Italia reina la parálisis. Urge hacer algo.

El BCE, con su presidente Mario Draghi a la cabeza, pondrá en marcha lo que en inglés se conoce como quatitative easing, o expansión cuantitativa. "Un billón de euros" o "50.000 millones de euros al mes hasta diciembre de 2016". Una operación de producción de dinero para "comprar activos", deuda pública en los mercados secundarios (no el de emisión sino el de compraventa de bonos), y quizás adquisición de "bonos de empresa, puesto que limpiaría los balances de las empresas y les inyectaría recursos para la inversión", explica Vega.

La reacción irá por fases, desde un muy rápido "rebote en los mercados de valores" hasta los efectos en la economía real, con la reactivación del crédito y la creación de empleo, algo que ha ocurrido en EEUU, aunque no de forma inmediata, advierte Vega.

EL NUEVO CLIMA EN EUROPA

El BCE lleva años luchando contra la crisis. Para sus críticos, todo ha sido insuficiente, ya que el banco no tiene un mandato amplio que le obligue a preocuparse por el empleo y el crecimiento sino sólo por la inflación y deflación. Draghi ya ha puesto en marcha las inyecciones masivas de liquidez y créditos condicionados, que han mantenido a la banca a flote y en ocasiones a algunos países como España. Agotados todos los instrumentos, llegan las compras masivas.

Pese a las reticencias de Alemania, Francfort "dispone de aval político, aval jurídico y casi mayoría dentro del Consejo" (la institución que concentra a los Gobiernos de la Unión Europea) para poner en marcha un plan de choque que "ha funcionado en países como Japón y EEUU".

Será la traducción definitiva de la ya célebre frase de Draghi: "El BCE está dispuesto a hacer lo que sea necesario para proteger el euro. Y créanme que va a ser suficiente".

ESPACIO ECO