TENDENCIAS
12/03/2018 19:07 CET | Actualizado 12/03/2018 19:25 CET

Los diseños de Givenchy que Audrey Hepburn te enseñó en el cine

Diseñador y actriz compartieron una de las amistades más longevas de la moda.

Hubert de Givenchy, uno de los últimos grandes nombres de la moda del siglo XX, falleció este sábado 10 de marzo en París y dejó atrás un importante legado. Givenchy trabajó en la firma que lleva su nombre desde 1952 hasta su retirada en 1995, pero para el gran público es conocido por su relación con la actriz Audrey Hepburn, a la que vistió en películas como Desayuno con Diamantes o Una cara con ángel.

En su primera colección, el modisto presentó algunas de las prendas más icónicas de su carrera, como la blusa Bettina, una prenda de algodón blanco con volantes pronunciados en las mangas que debe su nombre a la modelo Bettina Graziani. Givenchy vistió a numerosas mujeres importantes de su tiempo como Grace Kelly o Jackie Kennedy, pero ninguna colaboración triunfó tanto como la que mantuvo con Audrey Hepburn, con la que compartió amistad hasta la muerte de la actriz.

Algunos de sus diseños más emblemáticos los lució ella en la gran pantalla y brindaron a los espectadores la posibilidad de ver evolucionar a Givenchy como diseñador y a Hepburn como icono de estilo. Recopilamos algunos que han trascendido el paso del tiempo.

Sabrina (1954)

SABRINA/YOUTUBE

Fue la propia Hepburn la que buscó personalmente diseñadores que dieran vida al estilo de Sabrina Fairchild, la mujer a la que interpretó en el filme. El vestuario corrió a cargo de Edith Head, con la colaboración de Givenchy, aunque a día de hoy no se sabe hasta que punto fue participe. Sabrina supuso el inicio de una colaboración entre diseñador y musa, y también de una duradera amistad.

Desayuno con diamantes (1961)

Getty Images

El vestido que luce Hepburn en las primera escena de la película se convirtió en clásico instantáneo. La imagen de Holly Golightly con su diseño negro satinado hasta el suelo con espalda redondeada, y con el collar creado por Roger Scemama mientras desayunaba un croissant frente al escaparate de Tiffany's es parte de la memoria colectiva.

Una cara con ángel (1957)

YOUTUBE/FUNNY FACE

YOUTUBE/FUNNY FACE

De nuevo los grandes créditos en el vestuario de la película fueron para Edith Head, pero Givenchy diseñó una serie de vestidos a medida para Hepburn en este musical que es un claro homenaje a la moda. "Su ropa es la única en la que me siento verdaderamente yo", comentó la actriz sobre el modisto al que consideraba su mejor amigo. El palabra de honor rojo con el bajaba las escaleras del Louvre es uno de los más recordados, y el vestido de novia es una mezcla perfecta entre modernidad y romanticismo.

Cómo robar un millón (1966)

CÓMO ROBAR UN MILLÓN/YOUTUBE

CÓMO ROBAR UN MILLÓN/ YOUTUBE

Con su pelo corto, su gorro redondo y sus gafas blancas, el personaje de Hepburn representaba la imagen de la moda de los sesenta. Los abrigos sencillos y empapados de buen gusto que luce durante la película son la combinación perfecta entre el buen hacer de Givenchy y el carisma de la actriz. El vestido negro con transparencias con antifaz a juego es una de esas prendas exquisitas a las que la estrella daba un matiz especial y que es uno de los looks que no pueden faltar en cualquier retrospectiva de Givenchy que se precie.

Charada (1963)

CHARADA/YOUTUBE

CHARADA/YOUTUBE

Guantes largos, sombreros casquete estilo Jackie Kennedy y los habituales kitten heels son parte esencial del vestuario de Charada. El dos piezas rojo que lucía la actriz mientras paseaba por la rivera del Sena en París acompaña de Gary Grant es una postal perfecta que nos hace enamorarnos una y otra vez del dúo inolvidable que formaron Givenchy y Hepburn elevando lo que más disfrutaban: la moda y el cine.

Bonus: El vestido que eligió para recibir el Oscar

GETTY

En 1954 la actriz se coronó con el Oscar a Mejor Actriz por su papel en Vacaciones en Roma. Para la ocasión confió en su amigo Hubert de Givenchy que confeccionó para ella un vestido blanco con bordados florales, escote blanco y cintura ajustada. La revista Time lo votó como el mejor traje de la historia de la gala de los Oscar.

Hubert de Givenchy en el Thyssen