BLOGS
07/07/2012 12:49 CEST | Actualizado 06/09/2012 11:12 CEST

Diario de un minero asturiano: ¡A un empujón de Madrid!

Una de nuestras formas de protesta es cortar carreteras. Igual no es la mejor forma, pero solo defendemos nuestro trabajo. Los accidentes como el del jueves no deberían ocurrir. Una cosa es dispersar a un grupo de gente, y otra cosa muy distinta es lanzar pelotas contra las viviendas.

DIEGO:

Ayer viernes a las 10 de la mañana se cumplieron dos semanas desde que iniciamos el viaje en Mieres. Por un lado ya estamos cansados físicamente, porque ya son muchos los kilómetros que dejamos atrás, pero por otro lado cada vez que vemos los indicadores de Madrid, que el viernes ya marcaban 96 kilómetros... ¡qué alegría, ya menos de 100! Y es un empujón hacia la capital... Ya estamos ahí.

Una de nuestras formas de protesta es cortar carreteras. Igual no es la mejor forma, pero solo defendemos nuestro trabajo. Desde mi punto de vista los accidentes como el del jueves en Pola de Lena [en los que resultaron heridas una mujer y una menor] no deberían ocurrir. Una cosa es dispersar a un grupo de gente, como en este caso los mineros, y otra cosa muy distinta es lanzar pelotas contra las viviendas. Es una pena que ocurran incidentes como este; ya son muchos días de huelgas y los nervios por ambos lados están a flor de piel. Este Gobierno tendría que pensar en todo el dinero que supone arreglar los daños materiales y el contratar a más cuerpos de policía. ¿Para eso sí hay dinero? ¿Y para los bancos? Es decir, para lo que les conviene. ¿Y qué futuro le espera a todas las comarcas mineras de España?

Los alcaldes de las cuencas mineras están poniendo mucho de su parte. Pretenden encerrarse en los Ayuntamientos como forma de protesta hasta el martes, que acudirán a la manifestación a Madrid.

JARA:

Es increíble que lleven tantos días caminando tantísimos kilómetros y como mujer me sorprende más aún que ¡¡hay chicas dentro de ese grupo!! Que nadie se ofenda, pero yo no creo eso de que somos iguales a la hora de hacer un trabajo físico, aunque hay de todo. Concretamente en el grupo de mi marido hay una chica que se llama Alicia y a la semana tenía los pies destrozados. Yo lo vi personalmente, ¡¡tenía el dedo meñique en carne viva!! Alucinante. Por recomendación médica no pudo hacer el camino un día y al siguiente ya arrancó como si no hubiera pasado nada. ¡Ánimo chicas!

Por otro lado aquí en las cuencas el resto de mujeres que nos hemos tenido que quedar por diversos motivos, no estamos de brazos cruzados. El jueves en Oviedo se cortaron varios accesos a la capital y el lunes por la noche vamos a reunirnos para hacer una marcha caminando, vestidas de mineras, y llevarle unas velas a una estatua de una mujer que lava carbón. Y deseamos que el miércoles pase toda esta pesadilla.

Estamos pendientes de las reuniones en Bruselas de estos días... No perdemos la esperanza. A ver si la Comisión Europea nos entiende y plantea una solucion YA, que somos muchas familias y la agonía es un día tras otro.

Esta marcha del carbón es la primera que se hace conjunta. Salieron 80 mineros de Asturias, 80 mineros de Bembibre, 80 mineros de Villablino y otros 80 de Aragón. Suerte para todos, que en vuestras manos está el futuro de todas las cuencas mineras. Ánimo valientes, a reclamar lo que es vuestro, que nadie os lo quite.

Nota del editor: Este post ha sido redactado y enviado por Jara Fernández Rodríguez, mujer de Diego González Pérez, que transcribe lo que su marido le cuenta a diario desde la marcha minera.

ESPACIO ECO