La frase con la que Corinna revela la verdad sobre el matrimonio de Juan Carlos I y Sofía

¡Confirmado!
Los reyes eméritos Juan Carlos I y Sofía en 2007.
Los reyes eméritos Juan Carlos I y Sofía en 2007.

La separación de los reyes eméritos es un secreto a voces desde hace años y la reciente salida de España de Juan Carlos I sin doña Sofía no ha hecho otra cosa que confirmarlo. Por si hacían falta más datos, en la entrevista exclusiva de Corinna Larsen con la BBC está la clave.

La amiga especial del rey cuenta que empezó su relación con Juan Carlos I en 2004 y el matrimonio como tal llevaba tiempo roto. En aquella época, el suyo era ya un acuerdo estratégico. Lo dice con esta frase.

“Me dijo que tenían un acuerdo para representar a la Corona, pero que tenían vidas totalmente diferentes e independientes”.

El rey y Corinna tuvieron su primera cita a principios del verano de 2004, poco después de la boda de los actuales reyes Felipe VI y Letizia, aunque ya se conocían de antes. Coincidieron por primera vez en una fiesta de tiro en febrero de 2004. Don Juan Carlos venía de “una relación de casi 20 años con otra mujer que también ocupó un lugar muy importante en su corazón y su vida”, cuenta la expareja del rey, que confirma así que los monarcas llevaban tiempo llevando vidas diferentes.

Ya lo había dicho el periodista Jaime Peñafiel a El HuffPost al hilo de la marcha en solitario del rey y la decisión de doña Sofía de quedarse de vacaciones en Palma de Mallorca, donde continúa más de dos semanas después: “La pareja está separada desde hace 20 años. Es un matrimonio que hace mucho que no existe”. La relación de la que habla Corinna sería con la mallorquina Marta Gayà, que saltó a los medios en la década de los noventa después de años de especulaciones. La dama del rumor fue portada de la revista Época en agosto de 1992..

Corinna y el rey Juan Carlos, en un acto de 2006, cuando llevaban dos años de relación.
Corinna y el rey Juan Carlos, en un acto de 2006, cuando llevaban dos años de relación.

La entrevista está plagada de datos sobre su romance, que terminó en 2009 después de que el emérito le confesase que estaba con otra mujer desde hacía tres años. “Literalmente quedé devastada, era lo último que esperaba”, asegura Larsen, a la que el rey hizo “intentos desesperados” de reconquistar que no funcionaron. “Se puso completamente furioso (...) Pidió que le devolviera todo. Creo que fue solamente un berrinche”, cuenta sobre los 65 millones que el monarca le regaló en reconocimiento por cuánto significó para ella.

La teoría de la separación de Pilar Eyre

La frase de Corinna sobre el matrimonio de Juan Carlos y Sofía vuelve a poner sobre la mesa la teoría de la periodista Pilar Eyre sobre por qué ha continuado la relación a pesar del distanciamiento.

Al principio admirábamos la dignidad con la que soportaba las infidelidades... Ahora pienso que ella era una conocedora de todos estos rollos y no le ha importado callar con tal de seguir siendo reina”, afirmó Eyre el pasado marzo en una entrevista con El HuffPost.

En su blog de la revista Lecturas apuntó en julio que todo ese aguante vino por un consejo que le dio su madre en una ocasión en que se planteó dejar al monarca tras encontrarlo con otra mujer en la cama. “La reina Federica fue muy clara”, escribió. “No lo abandones nunca, no dejes de ser reina… ¿Quieres ser como yo, una reina sin reino, una paria que tiene que vivir de la caridad de los demás, y que ha tenido que venir a la India porque nadie me aguanta?”, le habría dicho entonces.

“Había salido tan pobre de su país, que Juanito y Sofía les habían tenido que llevar ropa a Roma para que se vistieran ella, sus hijos y sus nietos”, apunta Eyre, que recuerda que Federica vivía en ese momento modestamente en un ashram en Delhi (India) junto a su gurú Mahadevin y su hija Irene.

“Se armó de su sempiterna sonrisa de Gioconda, y fue ella la que le comunicó al rey que, ocurriera lo que ocurriese, no querría divorciarse e iba a ser reina hasta que muriese”, añade en el blog, y asegura que Sofía ha sido siempre conocedora de “la inmensa fortuna que manejaba” el monarca.

Así es el Emirates Palace, el lujoso hotel de Abu Dabi donde se aloja Juan Carlos I