¿Es un virus respiratorio común o coronavirus lo que tiene mi bebé?

No olvidemos que no todas las enfermedades respiratorias son coronavirus.
SAYILDIZ VIA GETTY IMAGES

Una vez vacunado el 80% de la población adulta y adolescente, los niños se han convertido en la principal víctima del coronavirus, pero no olvidemos que no todas las enfermedades respiratorias son coronavirus. Los padres también deberían estar atentos a otros virus respiratorios infantiles, como es el caso del virus sincitial respiratorio (VSR).

Tanto el VSR como el coronavirus (sobre todo la variante delta) son muy contagiosos, y ambos pueden provocar síntomas de resfriado o gripe en los niños. Por eso es tan difícil distinguirlos a veces.

Esto es lo que hay que tener en cuenta.

EL VSR suele ser leve, salvo en bebés

El VSR es un virus estacional que afecta especialmente a los niños, y es muy común. La mayoría de los niños contraen el virus antes de cumplir los dos años. Para los niños en edad infantil y primaria, los síntomas tienden a ser leves, como los de un resfriado común.

Sin embargo, los bebés de 1 año o menos son mucho más susceptibles a desarrollar una enfermedad grave. El virus puede extenderse hasta su tracto respiratorio y provocar neumonía o bronquiolitis (básicamente, inflamación de las vías respiratorias) que les complica la respiración.

“A los 2 años, al menos el 90% de los niños han sufrido una infección por VSR”, sostiene Octavio Ramilo, jefe de enfermedades infecciosas del Nationwide Children’s Hospital. “Se estima que durante su primer año de vida, entre el 50% y el 60% de los bebés se infectan de VSR. El problema es que el 3% de esos niños enferman de gravedad porque la infección llega a los pulmones”.

El VSR y la covid-19 provocan síntomas distintos

Los síntomas leves del VSR son moquita, tos seca, garganta irritada, fiebre leve, estornudos y dolor de cabeza.

Los síntomas leves del coronavirus en los niños son muy similares: fiebre, escalofríos, tos. Al igual que los adultos, muchos niños sufren pérdida de gusto y olfato, pero no está claro si eso también sucede con el VSR (esta falta de información se debe a que los bebés son los que más sufren el VSR, pero no saben expresar lo que huelen o saborean). Síntomas como los problemas gastrointestinales y los vómitos tienden a estar más asociados al coronavirus.

Dado que los síntomas son tan similares, es fundamental hacer los tests.

Los expertos aún no saben por qué han aumentado los casos durante el verano

El VSR suele alcanzar su pico entre otoño e invierno y va retrocediendo en primavera. Este año, sin embargo, ha habido un pico inusual de bronquiolitis y otras infecciones respiratorias en verano y los expertos aún no saben por qué, qué significa y qué implica para los meses venideros, pero tienen teorías.

Una de esas teorías es que este verano muchos niños han vuelto a socializar después de mucho tiempo con mascarilla o quedándose en casa. Al igual que el coronavirus, el VSR se transmite por las gotículas y aerosoles en el aire —A diferencia del coronavirus, el VSR tiene una alta transmisibilidad a través de superficies contaminadas, donde pueden sobrevivir durante horas—.

Otra teoría es que las mujeres embarazadas ya no socializan tanto, de modo que no entran en contacto con el virus durante la gestación y no les transmiten los anticuerpos al feto, expone Ramilo. “Hay muchos matices que aún no comprendemos”, añade.

Ahora mismo, es demasiado pronto para decir si habrá otro pico en otoño e invierno, al igual que es demasiado pronto para saber cómo de fuerte será la próxima temporada de gripe.

Conviene señalar también que el VSR no es uno de esos virus que superas y ya no vuelves a sufrir. “No genera una inmunidad perfecta. No es como con la varicela o el sarampión, que lo superas una vez y ya estás protegido. No, este es un virus mucho más complejo”, explica Ramilio.

Así que sí, tu hijo puede contraer el VSR varias veces al año. Simplemente, si son mayores, parecerá un simple resfriado.

Será fundamental evitar los lugares abarrotados durante el otoño y el invierno cuando estés con tu bebé

Por suerte, las mismas medidas de precaución que protegen contra el coronavirus protegen también contra el VSR: mascarilla, distancia interpersonal y lavarse las manos con frecuencia.

Cuantas más personas de su entorno estén vacunadas, mucho mejor, para que los pequeños que aún no puedan vacunarse no corran el riesgo de sufrir varios virus al mismo tiempo. No existe vacuna para el VSR, pero Ramilo señala que hay expectativas en el horizonte, incluidas vacunas que permitirán que las embarazadas les transmitan a sus hijos los anticuerpos.

“Esperamos que en el próximo año y medio o dos años tengamos vacunas y anticuerpos para evitar las infecciones en niños pequeños”, dice.

Hasta entonces, los padres y los cuidadores deberían tener cuidado cuando pasen tiempo en espacios públicos muy concurridos y procurar que todas las visitas que reciba el bebé estén libres de síntomas. Si alguno de sus hermanos mayores viene a casa con el más mínimo síntoma de resfriado, explícale que no debe acurrucarse ni besar al bebé.

“Si te llevas a tu bebé de un mes al súper, es posible que se exponga al VSR que suelten otras personas, aunque esa persona no tenga muchos síntomas”, comenta Ramilo. “Obviamente, tampoco los visitantes deberían besar o acercarse mucho al bebé si tienen algún síntoma de resfriado”.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

12 alimentos contra catarros y gripes