Las claves del nuevo decreto de la ESO: cambian las notas y se acota la repetición

Los estudiantes pasarán de curso cuando el profesorado considere que las materias suspensas no les impiden seguir con éxito y hay expectativas favorables de recuperación.
Foto de archivo de una estudiante.
Foto de archivo de una estudiante.
SDI Productions via Getty Images

El Gobierno de España ha publicado este miércoles en el BOE el real decreto de ordenación y enseñanzas mínimas de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) que creará un nuevo currículo de Secundaria más práctico.

El objetivo es el de poner coto a las altas tasas de repetición entre los alumnos y el número de suspensos no determinará si se pasa de curso. Aunque la decisión final siempre estará en manos del equipo docente.

La nueva norma entrará en vigor en el año académico 2022-2023 para los cursos primero y tercero de esta etapa y será en 2023-2024 cuando los estudiantes de segundo y cuarto desarrollen su etapa educativa con el nuevo real decreto.

Una de las ideas principales sobre las que gira todo el texto es el enfoque competencial: se trata de saber aplicar el conocimiento de modo real y relacionarlo en contexto, no quedarse en un ejercicio memorístico y enciclopédico.

¿Qué cambiará en clase?

La normativa, que desarrolla el articulado de la Ley Celaá, fija que en todas las materias se trabajarán la comprensión lectora, la expresión oral y escrita, la competencia digital, el fomento del espíritu crítico, la educación emocional y en valores, la educación para la paz y la creatividad.

Igualmente serán objeto de un tratamiento transversal aspectos como la educación para la salud, incluida la afectivo-sexual, la igualdad entre hombres y mujeres, la formación estética y el respeto mutuo y la cooperación entre iguales.

Se prestará especial atención a la correcta expresión oral y escrita y el uso de las matemáticas y, a fin de promover la lectura, se dedicará un tiempo a la misma en todas las materias.

Las claves de la evaluación y promoción de curso

La evaluación durante esta etapa servirá para medir el grado de consecución de los objetivos y competencias, siendo este el criterio que se tendrá en cuenta a la hora de decidir si se pasa de curso.

La permanencia en el mismo curso será excepcional y la repetición solo se podrá usar una vez en el mismo curso y dos como máximo a lo largo de la enseñanza obligatoria.

Para la titulación, el alumno debe alcanzar los objetivos de la etapa y, en cualquier caso, la decisión recae en los docentes. En vez de la repetición, que tiene un “carácter ineficaz y regresivo”, se potenciarán los mecanismos de detección temprana, de adaptación y reorganización pedagógica y de seguimiento de los alumnos.

Los resultados de la evaluación se expresarán en los términos de Insuficiente (IN); Suficiente (SU), Bien (BI), Notable(NT), o Sobresaliente (SB). En el caso de los ámbitos que integren distintas materias se expresará mediante una única calificación.

La ministra de Educación, Pilar Alegría, durante una visita a un instituto en Zaragoza.
La ministra de Educación, Pilar Alegría, durante una visita a un instituto en Zaragoza.
Fabian Simon/Europa Press via Getty Images

Promocionar de curso con suspensos

Las decisiones sobre la promoción del alumnado de un curso a otro serán adoptadas por el equipo docente, atendiendo al grado de consecución de los objetivos y competencias.

Los estudiantes pasarán de curso cuando el profesorado considere que las materias suspensas no les impiden seguir con éxito el curso siguiente y hay expectativas favorables de recuperación.

Promocionarán quienes hayan superado las materias o ámbitos cursados o tengan evaluación negativa en una o dos materias.

De forma excepcional se podrá permanecer un año más en 4º si los docentes creen que se favorece la adquisición de las competencias clave de la etapa.

Objetivos de la nueva etapa educativa

El Ministerio de Educación ha fijado varios objetivos que defenderá la nueva ley educativa:

- Consolidar hábitos de disciplina, estudio y trabajo individual y en equipo como condición necesaria para una realización eficaz de las tareas del aprendizaje y como medio de desarrollo personal.

- Respetar la diferencia de sexos y la igualdad de derechos y oportunidades entre ellos. Rechazar los estereotipos que supongan discriminación entre hombres y mujeres.

- Fortalecer sus capacidades afectivas en todos los ámbitos de la personalidad y en sus relaciones con las demás personas, así como rechazar la violencia, los prejuicios de cualquier tipo, los comportamientos sexistas y resolver pacíficamente los conflictos.

- Desarrollar destrezas básicas en el uso de las fuentes de información.

- Comprender y expresar con corrección, oralmente y por escrito, en la lengua castellana y, si la hubiere, en la lengua cooficial de la comunidad autónoma, textos y mensajes complejos, e iniciarse en la lectura y estudio de la literatura.