TENDENCIAS
17/08/2021 12:00 CEST

Muere Maki Kaji, el 'dios' de los sudokus

El japonés fue clave en la popularización del rompecabezas numérico.

AFP via AFP via Getty Images
Imagen de archivo del japonés Maki Kaji.

El japonés Maki Kaji, conocido como ‘el padrino de los sudokus’ por su papel en la popularización de estos rompecabezas numéricos, ha fallecido a los 69 años de un cáncer, según ha informado su empresa.

Kaji falleció el pasado 10 de agosto por un cáncer de las vías biliares, explicó en un breve comunicado en su página web Nikoli, la primera empresa de rompecabezas de Japón, fundada por este amante de este tipo de puzles.

“El señor Kaji, conocido como el padrino de los sudokus, era amado por los aficionados de los rompecabezas en todo el mundo. Nos gustaría expresarles nuestra gratitud a todos”, señaló la empresa.

Qué es un sudoku

FRANK MAY / EFE
Una persona rellena un sudoku.

El concepto base de este crucigrama numérico, en el que hay que rellenar una cuadrícula de bloques de 9x9 con nueve casillas en cada uno para que ninguna columna contenga el mismo número del 1 al 9, fue inventado por el matemático suizo Leonhard Euler en el siglo XVIII, pero su popularidad no estallaría hasta hace unos años.

Su internacionalización se produciría en gran medida gracias al editor japonés, que emprendió la publicación a mediados de los años 80 de una sección de pasatiempos en la revista Monthly Nikolist y popularizó el nombre actual con el que nos referimos a este pasatiempo.

Desde 2006 se viene celebrando un Campeonato Mundial de Sudoku de forma anual, aunque el de 2020 fue cancelado debido a la pandemia y el de 2021 todavía sigue en el aire. 

Creador de más juegos

Maki Kaji creó otros 300 juegos de inteligencia, tal y como afirmó en Salamanca en 2008 en la presentación que se llevó a cabo en España del rompecabezas Nurikabe.

Consiste en rellenar a lápiz ciertos cuadros de una cuadrícula que emula a un barrio residencial Y se dispondrán unas “casas” con cierto número de “habitaciones”, representados por cuadros que se dejan en blanco. De esta forma, no se tendrán que escribir números sino tachar recuadros para descubrir la “calle” única que posibilitará completar el cuadrado, que es similar al del sudoku. 

“Tenemos una filosofía, hay personas que defienden que este tipo de juego sirve para activar el cerebro, pero nuestra filosofía es la de además que sirva de pasatiempos y para relajar. Esperamos que tenga un sentido sencillo para el relajamiento y que sea como comer tapas en un bar”, explicó entonces Maki Kaji.

EL HUFFPOST PARA BBVA