NOTICIAS
10/06/2021 18:54 CEST

Una menor se arroja desde un puente en Marbella tras consumir gas de la risa

La policía considera que el turista británico ingresado de gravedad por hacer ‘balconing’ pudo tomar lo mismo.

DENIS CHARLET via AFP via Getty Images
Utensilios para consumir el gas de la risa.

Una joven menor de edad se encuentra ingresada con lesiones graves en un hospital de Marbella tras bajarse de un coche en marcha y arrojarse por un puente después de consumir el conocido como gas de la risa.

La Policía Nacional ha alertado sobre el consumo de esta sustancia, debido a que han notificado dos casos relacionados con este tóxico. El otro suceso tiene que ver con un joven británico de 30 años que saltó desde un tercer piso a una piscina y que, en un primer momento, los investigadores relacionaron con la práctica del ‘balconing’.

Tras las pertinentes indagaciones, los agentes sospechan de un posible nexo en ambos casos con el consumo de este narcótico y afirman que la ingesta de dicha sustancia podría haber provocado que los dos jóvenes se arrojaran al vacío.

Qué es el gas de la risa

El óxido de nitrógeno, más conocido como gas de la risa, es una sustancia incolora, con un ligero olor dulce que se puede consumir en forma de gas comprimido o en estado líquido. Además, suele utilizarse —de forma legal — en pequeñas cantidades como anestésico para operaciones indoloras en dentistas o también con fines industriales en repostería o estética.

Sin embargo, en los últimos años, su consumo se ha puesto de moda en las fiestas, debido a que es relativamente barato (entre tres y cinco euros la dosis). Tras consumirlo, la persona experimenta una sensación de embriaguez, alegría o aturdimiento.

Así, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han explicado que el uso de óxido nitroso con esta finalidad puede “producir lesiones y alteraciones en el sistema nervioso, como delirios, así como de las células sanguíneas y pulmonares”. Unos efectos muy nocivos para la salud que podrían incrementarse si se mezcla con alcohol.

EL HUFFPOST PARA AMBAR