tintin au congo raciste

El Tribunal de Apelación belga ha rechazado que el cómic Tintín en el Congo contenga elementos racistas y, con ello, ha desestimado la petición de prohibir esta publicación en suelo belga, tal y como había solicitado un demandante.

El caso se remonta a 2007, cuando un ciudadano congoleño, Bienvenu Mbutu, inició un proceso legal para tratar de que el segundo libro de Hergé fuera retirado del mercado, al considerar que la visión que aportaba de los africanos era racista.

Sin embargo, el tribunal cree que tales acusaciones "no están fundadas"' y considera que Tintín en el Congo "es ante todo un testimonio de la historia común de Bélgica y Congo, en una época determinada".

Las aventuras del joven periodista en la excolonia belga describen un escenario en el que el protagonista "cultiva la amistad con el joven Coco, contribuye a la paz entre dos tribus rivales y no duda en poner su vida en peligro por otra persona y lucha contra el mal, que no está representado por un negro, sino por un blanco", según el fallo recogido por los medios belgas.

Por ello, la Justicia belga cree que "no hay razón legal alguna para prohibir este cómic, ni de imponer al editor (la obligación) de incluir una advertencia a los lectores", añade el fallo.

Los denunciantes, Bienvenu Mbutu Mondondo y el Consejo representativo de las Asociaciones Negras de Francia, han sido condenados a pagar 110 euros a Moulinsart y Casterman, como indemnización por los costes del proceso.