INTERNACIONAL

¿Quiénes son Donald Tusk y Federica Mogherini?

30/08/2014 21:32 CEST | Actualizado 30/08/2014 21:50 CEST
AFP

Eran los favoritos de las quinielas y, esta vez, los pronósticos se han cumplido. Los 28 han elegido este sábado a Donald Tusk y Federica Mogherini como presidente del Consejo Europeo y nueva jefa de la diplomacia, respectivamente. Una elección que responde al juego de equilibrios que los líderes europeos han estado tejiendo en las últimas semanas para respetar las simetrías de género, políticas y geográficas.

Este tándem polaco-italiano es ideal para resolver varios problemas, empezando por la paridad hombre-mujer. También da relevancia al Este (Tusk es el primer ministro polaco) y al Sur (Mogherini es la ministra de Asuntos Exteriores italiana) y contenta a la familia de los populares, a la que pertenece Tusk, y a la de los socialdemócratas, que cuentan con Mogherini. Además, la italiana ha tendido puentes con Rusia en los últimos tiempos, mientras que las desavenencias de Tusk con Putin son más que notables.

Y, sin embargo, ni el nombramiento del polaco ni el de la italiana están exentos de dudas.

MOGHERINI, LA NUEVA GENERACIÓN

mogherini

Tiene 41 años y será la nueva Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (PESC) tras una carrera donde ha demostrado su pasión por la política internacional. Su edad la coloca como el rostro de la nueva generación europea que toma el relevo, pero también son numerosas las dudas sobre si tiene la suficiente experiencia para este cargo.

Mogherini, que releva a Catherine Ashton, se convirtió el 22 de febrero de 2014 en la titular de Exteriores italiana más joven de la historia dentro del Ejecutivo formado por el también primer ministro más joven, Matteo Renzi, su principal valedor.

Su nombramiento generó polémica, ya que Mogherini -hasta entonces "sólo" diputada y desde pocos meses antes responsable de Exteriores de la formación de Renzi, el Partido Demócrata (PD)- sustituía en este puesto a la gran experta Emma Bonino.

Con la designación de este sábado, Renzi consigue su primera victoria en Europa y hace valer el peso de su partido, que en las últimas elecciones europeas alcanzó el 40% de los apoyos y se convirtió en la formación más votada en la UE.

IMPARCIALIDAD CON PUTIN

Su camino para convertirse en la nueva "Lady Pesc" no sólo se ha visto dificultado por los recelos por su "poca experiencia y juventud", sino que también ha recibido críticas por su política moderada respecto a la Rusia de Vladímir Putin como ministra.

Poco después de ser elegida para la cartera de Exteriores, Mogherini viajo a Moscú, y a países como Letonia, Estonia, Lituania o Polonia no les gustó su neutralidad en la crisis Ucrania-Rusia.

Las críticas versan además sobre la poca imparcialidad de Italia, ya que el país depende fuertemente de la exportación del gas ruso y además la empresa de hidrocarburos ENI, participada por el Estado, ha firmado recientemente un contrato importante con Gazprom.

Entre sus últimas actividades como ministra, Mogherini y su Gobierno decidieron el envío de armas a los combatientes kurdos en Irak para contrarrestar la avanzada de los yihadistas.

TUSK Y SUS PROBLEMAS CON LOS IDIOMAS

tusk

El liberal Donald Tusk sustituirá a Herman Van Rompuy. De 57 años y primer ministro de Polonia desde 2007, es considerado en Bruselas un líder europeísta y conciliador, valorado por haber consolidado la posición del país en la UE, dejar atrás las polémicas con Alemania y superar definitivamente las reticencias polacas ante el avance comunitario.

Tusk, nacido en Gdansk (antigua ciudad portuaria alemana de Danzig), en el norte de Polonia, hace 57 años, llegó a la presidencia del Consejo Europeo en buena parte gracias al decisivo apoyo de la canciller alemana, Angela Merkel, con la que mantiene una estrecha relación.

Muchas de las críticas que ha recibido en los últimos días se deben a su escaso dominio de los idiomas. Su inglés no es muy "fluido" y su francés menos, pero aprendió alemán desde pequeño. De hecho, con Merkel habla sin traductores porque su región de origen forma parte del territorio que Alemania consideraba suyo.

GUSTA EN BRUSELAS Y EN BERLÍN

Este político de corte liberal gusta en Bruselas y Berlín, donde se le percibe como el candidato idóneo para culminar el proceso de integración de los nuevos socios de Europa Central y Oriental.

Sólo el conflicto en Ucrania y las desavenencias con Rusia han radicalizado puntualmente el discurso de Tusk, quien llegó a decir que la guerra en Ucrania reúne "todas las características de un conflicto que puede preceder a una guerra que afecte a todos los países del mundo".

Tusk también es el preferido por la cada vez más decisiva clase media polaca, y a su favor tiene la buena marcha de la economía nacional -Polonia fue el único país comunitario que consiguió evitar la recesión en 2009- y una política exterior de reconciliación con sus vecinos alemanes, nada que ver con las polémicas protagonizadas por el anterior Gobierno nacionalista.

Acelerar reformas económicas y privatizaciones ha sido la principal receta del liberal, quien se ha definido a sí mismo como "un hombre de principios" capaz de resolver los grandes problemas que aquejan al país y modernizar Polonia.

Según diversos analistas políticos, las últimas legislaturas han sido decisivas para que Tusk adquiera la experiencia y la madurez política que le faltaban, ya que antes de presidir el Ejecutivo polaco nunca había ejercido un cargo administrativo de importancia, hasta consolidarle como un político de peso capaz de saltar a Europa.

NOTICIA PATROCINADA