INTERNACIONAL
28/10/2015 13:12 CET | Actualizado 28/10/2015 14:38 CET

La ONU pide a Japón que prohíba imágenes sexuales de niños en el manga

Gtres

La ONU ha pedido al Gobierno japonés que prohíba que aparezcan ilustraciones de contenido sexual con menores en publicaciones como el manga o vídeos animados, algo que no está regulado por la actual ley japonesa contra la pornografía infantil.

Maud de Boer-Buquicchio, representante de este organismo internacional en la lucha contra el tráfico de menores, la prostitución infantil y la pornografía con menores, ha saludado las evoluciones legislativas que se han dado en el país que, además de la distribución, ahora también penalizan la posesión de fotos o vídeos pornográficos de menores, pero ha lamentado que las autoridades japonesas no hayan llegado a prohibir los dibujos animados e imágenes sexuales con niños.

"Aunque sean virtuales, los contenidos extremos de este tipo deberían de estar prohibidos", ha urgido ante la prensa en Tokio De Boer-Buquicchio, algo a lo que se oponen la mayoría de dibujantes de cómics manga y creadores de dibujos animados, que consideran que esto sería un acto de censura, alegando que se debe de respetar la "libertad artística".

"LAGUNAS" EN LA LEGISLACIÓN

La representante de la ONU también ha manifestado que considera que en la ley japonesa persisten “numerosas lagunas” que permiten actividades comerciales, como la venta de DVD o álbumes de fotos en Internet o tiendas especializadas con fotos de niñas de menos de 12 años en bikini, o el pago a estudiantes para que hagan "compañía" durante horas a hombres adultos.

La prostitución infantil "se ha reducido", pero el material con este tipo de pornografía ha aumentado, según ha explicado la representante de la ONU: “Todo esto suponen, evidentemente, actividades lucrativas. Lo preocupante es que esta tendencia parece estar socialmente aceptada y tolerada”. Su petición coincide con la de ONGs niponas: “La actual legislación no es suficiente para proteger a los niños”, ha denunciado Shihoko Fujiwara, responsable de una de las organizaciones que luchan contra la pornografía infantil.

Para Fujiwara, esos documentos gráficos de niños suponen “un importante mercado en Japón” y no se consideran pornografía juvenil a pesar de las sugerentes poses, pues se alega que no se muestran sus genitales. Pero estos contenidos, “que claramente están creados con el objetivo de satisfacer la excitación sexual, deberían estar regulados por la ley contra la pornografía infantil”.

El año pasado se registraron en Japón 1.828 casos de pornografía infantil en los que estaban implicados un total de 746 niños, según datos aportados por las autoridades.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

NOTICIA PATROCINADA