INTERNACIONAL

220 incendios en Canadá obligan a evacuar a más de 14.000 personas

La sequía y las elevadas temperaturas dificultan la extinción.

11/07/2017 11:30 CEST | Actualizado 11/07/2017 11:30 CEST
REUTERS
Una enorme columna de humo se eleva desde 100 Mile House, en la Columbia Británica de Canadá.

Unos 220 incendios forestales en Canadá han obligado a evacuar a más de 14.000 personas en la provincia canadiense de Columbia Británica, en el oeste del país.

Las autoridades declararon el domingo el estado de emergencia por primera vez en 14 años a causa de los incendios activos desde el viernes. La primera ministra de la provincia, Christy Clark, ha anunciado el uso de un fondo de salvamento para las áreas afectadas por valor de 100 millones de dólares.

Los fuegos más intensos se han producido en las regiones del sur de Columbia Británica, sobre todo Cariboo y Kamloops, donde se han registrado temperaturas de hasta 39 grados en las últimas dos semanas que, sumadas a la sequía, han creado un ambiente altamente peligroso.

Cientos de bomberos de las provincias vecinas han sido enviados para apoyar a los mil que combaten el fuego, que aumenta cada día. Las escuelas de Prince Georges han sido acondicionadas como refugios.

El responsable de prensa de Bomberos en la provincia, Kevin Skrepnek, ha señalado que se están centrando en la protección de infraestructuras importantes y de las comunidades de la zona, además de mantener las carreteras de acceso abiertas. "Queremos garantizar que las rutas de acceso siguen disponibles para que la gente pueda salir si es necesario", ha explicado.

Columbia Británica declaró el estado de emergencia por última vez en agosto de 2003, también debido a los incendios forestales.

EN CALIFORNIA HAY 14 INCENDIOS ACTIVOS

Al otro lado de la frontera, en el estado de California (EEUU), se enfrentan a una situación similar. Más de 5.500 bomberos combaten los 14 incendios que arrasan la zona, tres de ellos ya "contenidos".

El mayor incendio, que ha forzado la evacuación de unas 8.000 personas, ha sido bautizado "Alamo fire" y en cuatro días ha arrasado 11.705 hectáreas en el condado de San Luis Obispo, entre Los Ángeles y San Francisco. Un 15% está controlado desde el lunes, pero se espera que el fuego pueda expandirse debido al calor "extremadamente seco".

Otro incendio se inició el sábado y devastó 4.380 hectáreas en el condado de Santa Bárbara. Veinte edificios han sido arrasados por las llamas y otras 150 estructuras están amenazadas, ya que el fuego sigue sin ser controlado. Buena parte de un centro utilizado por niños exploradores ha sido destruido y, aunque todo el personal fue evacuado, los animales que tenían han muerto.

Una residente de la región, Sarah Gustafson, estaba cambiando las yantas de su coche cuando vio la columna de humo en las montañas donde vive, cerca de Santa Bárbara, y se dio cuenta de que tenía a sus seis gatos encerrados en casa, según contó a Los Angeles Times. "¡Fue aterrador! Cuando llegué a casa había mucho humo y cenizas", ha explicado la mujer, que pudo rescatar a sus mascotas.

California viene de cinco largos años de sequía y sufre este verano boreal altas temperaturas, sobre todo en el sur. Otros 40 incendios se han desatado en estados del oeste de EEUU como Nevada, Arizona y Colorado, aunque las llamas están casi controladas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR