NOTICIAS
06/06/2012 13:16 CEST | Actualizado 06/06/2012 13:20 CEST

Airtime: Chatroulette domesticado y pasado por Facebook

airtime inc

Hubo un tiempo lejano -hace por lo menos dos años- en el que encontrarse con alguien desnudo en un videochat aleatorio por internet era lo normal. Aquel invento diabólico y cachondo, una moda súbita que duró desde finales de 2009 a mediados de 2010, se llamaba Chatroulette y fue creado por un adolescente ruso llamado Andrey Ternovskiy. "Me gustaba hablar con mis amigos por Skype con cámara y micrófono. Pero nos cansamos de hablar entre nosotros. Así que decidí crear una pequeña página donde pudiéramos conectar de forma aleatoria con otras personas", dijo en su momento a The New York Times.

Lo que empezó así terminó convirtiéndose en un nido de exhibicionistas que se ahogó en su propio éxito en meses, siendo uno de los más grandes fenómenos virales que ha visto Internet. Funcionaba de forma tan sencilla como anónima: en un lado de la pantalla, tu reflejo en la webcam. Al otro, el de un desconocido. Establecido el contacto se podía hablar… o pulsar el botón de "siguiente" y pasar a otra persona.

La cosa se le fue de las manos al chaval ruso de tal manera que hoy dos superestrellas de internet como Shawn Fanning -inventor de Napster- y Sean Parker -el inversor de Facebook representado por Justin Timberlake en La red social- han presentado el nuevo Chatroulette en un accidentado acto en Nueva York rodeados de celebrities como Jim Carrey o Alicia Keys. Cuando Parker vio Chatroulette se enamoró del producto, llamó a Fanning y se llevaron al chaval ruso y a su idea a EEUU, cuenta Bussiness Week. Pero mientras el joven insistía en mantener el anonimato que hizo grande y sucio Chatroulette, los nuevos inversores tenían claro que para eliminar bromas y hombres desnudos la única solución era que todo el mundo fuera identificable.

Y así ha sido. A Airtime sólo se puede entrar a través de una cuenta de Facebook. Puedes elegir entre chatear con tus amigos, gente cercana a ti, desconocidos o semi desconocidos (amigos de amigos). Puedes hablar porque sí o romper el hielo comentando vídeos de YouTube o enviar una invitación para chatear a tus contactos del chat de Facebook. Puedes, también, elegir un tema de conversación que en el momento de escribir estas líneas incluyen temas tan salvajes como Mad Men, la feria E3 o la NBA. El cruel botón que permite pasar a alguien más interesante permanece intacto.

Pero, ¿por qué vuelve Chatroulette ahora, y por qué así? Según dijo Parker en TechCrunch, había cuatro grandes razones por las que Airtime no había sido posible hasta ahora: que Flash ya funciona en p2p, que las webcams ya están muy implantadas, que el desarrollo de la banda ancha permite que mucha gente use vídeo en alta definición y, por último, que Facebook es ubicuo... (y que en este tiempo se ha encargado de pulverizar la cultura del anonimato en internet, añadimos).

Aún es pronto, pero Airtime resulta de momento un bonito erial en el que la que firma no ha conseguido contactar con nadie tras intentarlo durante toda una tarde. Ni rastro del pequeño sobresalto que ocurría al probar el primer Chatroulette. La ruleta rusa ha sido domesticada.

NUEVOS TIEMPOS