NOTICIAS
19/02/2014 13:36 CET | Actualizado 19/02/2014 14:59 CET

La Fiscalía de la Audiencia Nacional pide imputar al Barcelona por el fichaje de Neymar

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha pedido imputar al FC Barcelona como persona jurídica por un presunto delito fiscal cometido en el fichaje de Neymar.

El fiscal José Perals cree que el club realizó "contratos simulados" con los que defraudó 9,1 millones de euros y que no tributó un total de 37,9 millones correspondientes a los ejercicios de 2011 y 2013.

Además, solicita fijar una fianza de 60.000 euros para que Manos Limpias pueda personarse como acusación popular.

El juez Pablo Ruz ya investiga al expresidente del club Sandro Rosell, dimitido por este caso, por apropiación indebida.

Perals considera que en el fichaje de Neymar se realizaron operaciones de "ingeniería financiera" para engañar a Hacienda.

El fiscal recuerda que el contrato suscrito con Neymar y el contrato de adquisición de los derechos federativos al club brasileño cedente, el Santos, dieron lugar al abono de "cuantiosas cantidades a sociedades que giran en la órbita del jugador" pues en todas intervino en su representación, su padre Neymar da Silva Santos.

La Fiscalía investiga una decena de contratos, en los que participaron los Neymar y representantes del Barça como Sandro Rosell, Javier Faus o Josep Maria Bartomeu, sobre conceptos de imagen, representación o indemnización por incumplimiento de contrato.

MILLONES SIN DECLARAR

Respecto a las cuantías de las operaciones derivadas de tales contratos, se detectan, como mínimo, 10 millones de euros en 2011 y 27,92 millones en 2013, respecto a las cuales "no consta que se hayan retenido ni abonado las correspondientes deudas tributarias, a lo que debería añadirse una serie de cantidades mencionadas en los contratos de cuyo pago no hay constancia".

"Únicamente consta que se hayan retenido por el FC Barcelona por el Impuesto sobre la Renta de los No Residentes el 24,75% de 8,5 millones de euros que se abonaron al jugador en la nómina de septiembre de 2013", señala la Fiscalía, para añadir que la cuantía supera el límite del delito fiscal y por lo tanto debe investigarse la posible comisión de fraude fiscal.

Si se certifica el fraude, el club azulgrana puede regularizar su situación administrativa pero su responsabilidad penal se mantendría, si bien podría rebajarse la pena en uno o dos grados, según informaron fuentes fiscales.

El Ministerio Público alude a la jurisprudencia del Supremo por la que se debe tributar por los considerados rendimientos del trabajo. "Tratándose el contribuyente, en principio, de un no residente a la fecha de los hechos, la obligación de tributar correspondería al pagador, el FC Barcelona, que debería practicar la retención sobre el ingreso íntegro de las retribuciones abonadas, en concreto el 24,75% de los rendimientos derivados del trabajo", recoge el escrito.

ESPACIO ECO