TENDENCIAS
21/08/2014 08:06 CEST | Actualizado 21/08/2014 16:42 CEST

Cómo estimular la curiosidad en adultos: ocho ideas a tu alcance (FOTOS)

La curiosidad es una cualidad que nace con nosotros y nos impulsa a conocer y experimentar cosas nuevas. Es vital cuando somos niños porque a través de ella aprendemos, pero a medida que crecemos, se va frenando.

En psicología no se le ha prestado atención hasta el año 1998. "Antes esta ciencia se había pasado cien años estudiando por qué estábamos mal, pero en ese año, Martin Seligman sentó las bases de la psicología positiva y se empezó a estudiar por qué estamos bien", ha explicado al Huffington Post el psicólogo Jaime Burque. Seligman definió cuáles son las 24 fortalezas humanas, entre las que se encuentra la curiosidad, muy asociada a la sabiduría.

Ser curioso es extremadamente positivo. En palabras de Burque, la curiosidad es el comienzo de casi todo. "Los niños la tendrán por algo. Te lleva a aprender, a disfrutar, a vivir el momento... Es también un ingrediente fundamental de la felicidad y genera mejores relaciones", enumera. "De ella parte la creatividad, abre la mente, aumenta la tolerancia y es un buen antídoto contra la inflexibilidad y los moralismos. Estimularla puede provocar que te preguntes cosas sobre ti, lo cual en psicología es muy bueno y puede ayudar a que te marques nuevas metas".

Sin embargo, también tiene una connotación negativa. ¿Acaso no mató al gato?. El Diccionario de la Real Academia la define como "Deseo de saber o averiguar alguien lo que no le concierne" y "Vicio que lleva a alguien a inquirir lo que no debiera importarle". Pero ser curioso no es sinónimo de ser cotilla y, según Burque, "sólo de manera obsesiva tiene un aspecto negativo".

¿QUÉ PUEDES HACER?

Mucho se ha hablado de cómo fomentar la curiosidad de los niños y adolescentes, pero ¿qué podemos hacer los adultos para estimularla? "Se tiene apartada, pero en general somos curiosos. Lo primero es saber qué es lo que nos apasiona y a partir de ahí profundizar y disfrutar con ello. Por ejemplo, si me gusta la cocina, puedo ir a una librería para leer más acerca del tema, puedo ponerme a experimentar, me puedo poner un canal de cocina en la televisión... ".

Según Burque, a todo aquel al que le guste viajar, ya se le puede definir como curioso. "Es un síntoma: si te interesa viajar es que quieres conocer cosas nuevas". Sin embargo, no todo el mundo tiene la posibilidad de hacerlo. Aquí te damos unas cuantas ideas de lugares y actividades a tu alcance para estimular tu curiosidad, más allá de bibliotecas y museos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR