TENDENCIAS
22/12/2014 15:16 CET | Actualizado 22/12/2014 15:16 CET

Vive como un rico, tanto si te ha tocado el Gordo como si no te has llevado nada

El dinero no da la felicidad, eso está claro, pero no podemos negar que hay ciertos caprichos que solo se consiguen con él, ¿o no nos acordamos ya del vibrador de diamantes platino que David Beckham regaló a su señora? Al futbolista le costó más de dos millones de dólares y no debió de dolerle mucho a su muchimillonario bolsillo; tampoco nos olvidamos de la Barbie de diamantes y oro blanco valorada en 60.000 euros con la que Beyoncé y Jay Z agradaron a su hija cuando apenas tenía capacidad, siquiera, para hablar…

Pero el star system no es el único que puede permitirse estas extravagancias. Los ricos más comunes, para entendernos, también disfrutan de un nivel de vida inimaginable, lleno de caprichos y excesos. Para ellos, su tótem, por ejemplo, son los concierge, personas o empresas que hacen posible lo imposible y consiguen todo lo que necesitan y quieren.

Óscar Salmerón es, desde hace años, concierge en Attention to Details, empresa con más de 20 años en el sector del lujo trabajando con directivos, presidentes de grandes compañías, familias reales... "El lujo, como nosotros lo entendemos, no tiene que ver con las mejores marcas. La realidad del lujo está en el servicio, en servir literalmente a la gente. Ese es el gran lujo: las experiencias, las sensaciones. Puedes ir a un palacio o a un restaurante con tres estrellas que, si el servicio no es bueno, no vale", asegura. Por eso, "el secreto es dar al cliente lo que necesita y eso no tiene por qué ser siempre lo más caro", agrega.

Pues bien, si el Gordo de la Lotería ha llamado a tu puerta (afortunado seas), aquí tienes ocho servicios que te convertirán en un experto adinerado más; si no,

bienvenido al club podrás intentarlo también con sus versiones low cost. ¡Vive como un rico!

  • Deseos a la carta
    Deseos a la carta
    Gonzalo Muiño
    Los 'conseguidores' de los que hablábamos, como Salmerón, tienen como misión el hacer realidad cualquier capricho, desde conseguir a una clienta el césped del Bernabéu para su jardín hasta enviar una selección de quesos en 12 horas a Singapur para una cena. Ambos casos reales… ¡Pide por esa boquita!
  • Nannies gold
    Nannies gold
    Gonzalo Muiño
    Salmerón cuenta que las cuidadoras inglesas (tan recurrentes en las familias bien de Reino Unido), pueden costar entre 2.500 y 5.000 libras. También están las salus, enfermeras que cuidan del bebé en sus primeros meses que suelen ser, además, regalo de las suegras. Paloma, de Salus bebés, apunta que un turno medio de unas diez horas para cuidar un bebé cuesta cien euros al día, aunque para estancias de entre uno y seis meses, es habitual cerrar un precio con la familia.
  • Adictos a las compras
    Adictos a las compras
    Gonzalo Muiño
    También los hay que recurren a las manos y el buen gusto de un personal shopper. El servicio suena elitista, pero muchas veces no solo se tarta de comprar como si no hubiese un mañana, si no de saber qué te sienta bien. Bárbara Crespo nos cuenta que una asesoría con ella cuesta 350 euros; ir de tiendas, entre 320 y 500 euros, entre 4 y ocho horas.
  • Mucho más que hacer un viaje
    Mucho más que hacer un viaje
    Gonzalo Muiño
    Porque no solo se trata de viajar, sino de conocer y vivir experiencias únicas en cada uno de tus destinos. Para, ello, compañías como Silversea, organizan cruceros de lujo que incorporan, además, experiencias exclusivas previo pago de su importe. ¿Algunos ejemplos? Cenar en el palacio de un sultán en Estambul, ver atardecer sobre el complejo religioso del antiguo imperio jemer Angkor Wat en Camboya… En fin, ¡detallitos!
  • ¡Y aún hay más!
    ¡Y aún hay más!
    Gonzalo Muiño
    Entra en Grazia.es y descubre sus alternativas low cost y otros servicios de los que echar mano si hoy, de repente, eres un rico más.

EL HUFFPOST PARA IKEA