TENDENCIAS
06/04/2016 07:50 CEST | Actualizado 06/04/2016 15:26 CEST

Las cinco fases (infernales) de organizar una despedida de soltero/a

20TH CENTURY FOX

No hay fin de semana más destroyer agotador y más divertido que el de una despedida de soltero/a. Pero toda esa exaltación de la amistad, risa y desenfreno no serían posibles sin ese amigo o hermano que se sacrifica por el equipo y toma las riendas para organizarlo todo.

Coordinar no es tarea fácil y bien lo sabe todo aquel que ha pasado por las cinco fases (o, a lo Dante, los cinco círculos del infierno) que requiere la preparación de una despedida:

PRIMERA FASE: LA CRIBA

  • Primer drama: ¿de quién es el marrón? ¿Le corresponde a la hermana de la novia abrir ese melón o se encargan las amigas? ¿Es tarea del mejor amigo del novio o del hermano?
  • Segundo drama (si no hay consenso en el punto anterior): que se organicen varias despedidas y haya que coordinarse para que no se pisen entre sí.
  • En el caso de ser el hermano/a del novio/a se plantea el dilema de si incluir a la familia. ¿Invitar o no invitar a las tías, primas, ¡a la madre!? He ahí la cuestión...

  • Habrá tensiones sobre dónde fijar la delgada línea roja: "¿vamos sólo los del grupo de amigos o avisamos a sus colegas del trabajo, a su primo ese tan majo, al equipo entero de fútbol sala...?"
  • Si la despedida es sólo de chicas, siempre hay alguna que pregunta si puede llevar a su novio (y viceversa).
  • SEGUNDA FASE: EL GRUPO DE WHATSAPP

    • Una vez decidido quiénes van, llega el siguiente gran marrón: incluir a todos en un grupo de WhatsApp. O, como dirían en El Señor de los Anillos, un grupo para gobernarlos a todos. Un grupo para encontrarlos. Un grupo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas.
    • Lo bueno es que en ese grupo podrás jugar al Quién es Quién, porque no conocerás a la mayoría de sus miembros.
    • El chat se dividirá en tres tipos de participantes: los líderes —que escriben todo el rato con miles de ideas y propuestas—; los ni fu, ni fa —que participan de cuando en cuando, para lo que les conviene— y los mudos —¡eo! ¿hay alguien ahí?—.
    • Si cometes la imprudencia de despistarte un instante, cuando vuelvas a mirar el móvil tendrás 100 notificaciones de mensajes sin leer.

  • Porque claro, el grupo se convertirá en un debate más intensito que los electorales. ¿Qué fecha elegimos? ¿Costa, campo o ciudad? ¿Quién pone la fianza? ¿Se busca alguna actividad? ¿De qué se disfraza al novio/a? ¿Stripper, poli sexi, enano...? ¿Le hacemos un vídeo al novio/a? ¿Nos hacemos unas camisetas? Y así durante semanas.
  • TERCERA FASE: PONERSE DE ACUERDO

    • El plan resultante será por todo lo alto: viajazo a la playa, en un casoplón y fiesta a bordo de un velero. Pero todos sabemos que la cosa acabará en una casa rural, con una barbacoa como acontecimiento de máxima emoción.
    • A alguien todo le parecerá demasiado caro (o al amigo pijales demasiado cutre).
    • Porque sí, todo es caro. Y si encima se asume la parte del novio/a, AÚN MÁS.
    • No falla la típica persona que ni come ni bebe de nada.
    • Siempre habrá alguien que se maree y se niegue a montar en limusina, que no sepa nadar si se propone alguna actividad acuática, que tenga vértigo si se habla de un viaje un globo o que no quiera mancharse si alguien menciona paintball.
    • O que diga que NO a todo lo demás.

  • Tendréis que lidiar con el típico soso que no quiere disfrazarse.
  • Y siempre, siempre, habrá quien proponga comprar unas diademas erótico-festivas o algún tipo de muñeco hinchable.
  • CUARTA FASE: LA TORTURA PSICOLÓGICA AL NOVIO/A

    • Si es la despedida de un chico, algún amigo va a insistir en vestirle de mujer sí o sí.
    • Y si se descarta, alguien dejará caer la idea del bañador de Borat.
    • El grupo se escindirá en dos bandos: los sádicos con las ideas más retorcidas para ponerle pruebas al novio/a vs. los buenazos que no quieren que lo pase mal.

  • Algún cansino o cansina se pasará semanas metiéndole miedo al novio/a sobre todo lo que le van a obligar hacer (y beber), además de amenazando con un secuestro cuando menos se lo espere.
  • QUINTA FASE: LOS CONTRATIEMPOS

    • Es ley de vida: alguien se pondrá malo dos días antes (gripe, diarrea, pereza...) y se borrará del plan.
    • Y ya sea por despiste o por incontinencia verbal, alguien le acabará desvelando la fecha/sitio/sorpresa al novio/a.

    Photo gallery Ideas para bodas frikis See Gallery