NOTICIAS
13/12/2016 11:40 CET | Actualizado 13/12/2016 13:01 CET

Los siete ayudantes imprescindibles de la Navidad

Las navidades son fechas emotivas y nostálgicas, cargadas de recuerdos y de celebraciones con familiares y amigos. Pero también pueden ser días de estrés: las cenas, la decoración, los niños, los invitados… Por eso es importante reconocer a las personas que dedican su Navidad a hacérsela más fácil a los demás, esos ayudantes entregados que permiten que disfrutemos sin más preocupación.

1. Los que hacen la cena

Detrás de esas mesas cubiertas por diferentes platos y cubiertos, bebidas para todos los gustos y una decoración cuidada al milímetro hay muchas horas de cariño y paciencia en la cocina. Mientras unos disfrutan de la tarde del 24 de diciembre brindando con amigos o apurando el tiempo en el trabajo, otros pasan las horas previas a la cena entre fogones para asegurarse de que todo esté listo cuando lleguen los comensales.

2. Los que recogen el día después

Todos nos venimos arriba a la hora de colocar la mesa y vestirla de Navidad con centros, velas y otros adornos. Luego las cenas se alargan, y las copas y los restos del postre suelen quedar en la mesa hasta el día siguiente. Los verdaderos valientes de la Navidad son los que se levantan la mañana después para recoger y dejar todo limpio de nuevo, hasta la próxima fiesta. ¡Un aplauso para ellos!

3. Los que ponen las luces de las calles por las noches

Cada año se repite el mismo momento: a un mes aún de la Navidad, sales de casa por la mañana y te encuentras con las calles adornadas con miles de bombillas esperando el día del encendido navideño. No se trata de un milagro: cientos de operarios han trabajado a destajo durante la noche para que podamos pasear, hacer nuestras compras o disfrutar de un refresco envueltos por los colores y formas de las luces navideñas durante las fiestas.

4. Los que compran los regalos

¿Cómo es posible que los Reyes Magos tengan tiempo de comprar y repartir todos los regalos? Es la pregunta que muchos niños se hacen cuando empiezan a crecer; y no es del todo descabellada. Comprar los regalos para toda la familia es una verdadera carrera de fondo y, normalmente, suelen ser una o dos personas las que se encargan de ejercer de ‘pajes reales’. Colas, aglomeraciones, productos agotados… ¿Se merecen una medalla o no?

5. Los que envuelven los regalos

El papel más colorido y brillante, la caja más adecuada y el lazo que mejor le queda. Escoger el envoltorio perfecto no solo para cada regalo, sino también para cada persona no es tarea fácil, menos todavía si tienes niños. ¡Un reconocimiento a esos padres que dedican tardes enteras a envolver los regalos de sus hijos!

6. Los que se disfrazan para entretener a los más pequeños

Las cenas navideñas se alargan para todos, pero especialmente para los más pequeños. Por suerte, siempre hay algunos familiares que salen al rescate y deciden disfrazarse de Papá Noel, cantar villancicos o hacer juegos con los niños de la casa. Solo hacen falta ganas para que todos disfrutemos de estas fiestas tan especiales.

7. Los que conducen para reunir a la familia

Durante estas fiestas, son muchos los que se desplazan para pasar las fiestas en familia. Los más afortunados, se toman una semana libre en el trabajo o cogen un avión para llegar cuanto antes a su destino. Otros, sin embargo, tienen el tiempo justo pero no les importa hacer el doble de kilómetros para que toda la familia esté reunida cuando suenen las campanadas. Un trabajo que merece la pena solo por pasar unas horas en familia.

Todos estos ayudantes se esfuerzan, año tras año, Navidad tras Navidad, porque todos disfrutemos de estas fechas y todas las piezas del puzzle navideño encajen. Su dedicación y esfuerzo merecen una recompensa… ¡una Coca-Cola para reponer fuerzas!

EL HUFFPOST PARA PHILIPS HUE