TENDENCIAS
29/06/2018 13:20 CEST | Actualizado 29/06/2018 13:20 CEST

Nueve ideas falsas sobre el sexo que nos seguimos creyendo

Cuidadito con estos mitos sobre salud sexual.

SurfUpVector via Getty Images

El tamaño importa, no puedes contraer una enfermedad de transmisión sexual si usas condón, los hombres tienen más apetito sexual que las mujeres... ¿Alguna vez has escuchado estas afirmaciones tan comunes sobre el sexo que dice la gente? Pues adivina cuántas son realmente ciertas.

No es bueno creerse las generalizaciones, estereotipos y rumores acerca del sexo y la salud sexual, y los investigadores publican nueva información sobre ello cada día. Recuerda que hay muchísimas experiencias, preferencias y deseos sexuales diferentes, y que también hay que tener en cuenta la biología humana a la hora de comparar el mito con la realidad.

No te preocupes si todavía no eres un profesional en relaciones sexuales y orgasmos; a continuación, varios expertos aclaran los mitos más comunes del sexo que se oyen continuamente.

Mito 1: Es imposible quedarse embarazada durante la regla

Es raro quedarse embarazada durante el período; dicho eso, según la Dra. Christine Greves, obstetricia y ginecóloga del Orlando Health Winnie Palmer Hospital for Women & Babies, hay una excepción.

"Si el sangrado es realmente por la regla, es decir, si ovulaste hace 14 días, no es posible fertilizar un embrión en ese momento", explica. "Entonces, ¿qué problema hay en afirmar que 'no te puedes quedar embarazada durante el período'? Algunas veces el sangrado no es en realidad por la regla y, aunque la gente piense que sí, esa no es la causa verdadera".

Las infecciones, los fibromas y los cambios hormonales pueden hacer que manches o sangres en ocasiones raras de tu ciclo menstrual. Así que, si no quieres quedarte embarazada, es mejor ir a lo seguro y usar protección.

Mito 2: No puedes contraer una ETS si usas condón

Es muy común oír que hay que usar siempre condón para evitar contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS), y es verdad. Pero, aun así, hay que tener cuidado: según la American Sexual Health Association, aunque los condones sean eficaces contra las ETS que se transmiten a través de fluidos corporales, como la gonorrea o el VIH, no lo son tanto contra las que se transmiten mediante el contacto, como el virus del papiloma humano (VPH) o los herpes.

Dicho eso, con protección y comunicación, es muy posible tener sexo de manera segura. Los condones ofrecen protección frente al contacto y deben usarse para evitar cualquier ETS y embarazos no deseados. También es importante hablar con tu pareja sobre el uso del condón y las ETS o, si te parece mejor opción, hazte pruebas antes de mantener relaciones sexuales.

Mito 3: No pasa nada por fingir un orgasmo

Fingir un orgasmo nunca es buena idea, incluso si es para mantener en buen lugar el ego de alguien, afirma Sarah Hunter Murray, investigadora sexual y terapeuta de parejas.

"Los orgasmos y otras formas de experimentar placer durante el sexo, como las palabras de afirmación o los gemidos, son señales que nuestra pareja interpreta como que está haciendo algo bien", indica. "Si el sexo no es tan bueno pero fingimos que lo estamos disfrutando, nuestra pareja seguirá haciendo lo que no nos gusta".

¿Entonces qué hay que hacer? Hablar. "Anima a tu pareja a que haga lo que te satisface en realidad, o habla abiertamente sobre lo que no va bien", añade.

Mito 4: A menos que el hombre eyacule durante el coito, es imposible quedarse embarazada

Hay muchas leyendas urbanas sobre cómo quedarse o no quedarse embarazada cuando se trata del sexo entre hombre y mujer. Conviene aclararlo.

Según el doctor Mache Seibel, experto en educación sexual, "uno de los mitos más extendidos es que no es posible quedarse embarazada si el hombre saca el pene a tiempo, pero no es así". "Muchas veces, el líquido preseminal sale antes que el resto del semen", y contiene esperma, explica Seibel. Por eso la marcha atrás a veces falla.

Además, siempre que el esperma entre en la vagina, "el embarazo es posible", aunque "no es tan probable" mediante la transmisión indirecta, como al utilizar un dedo o un vibrador. ¿La solución? No confiar en la marcha atrás y usar anticonceptivos.

Mito 5: Las mujeres suelen tener orgasmos por la penetración

En 2015, un estudio publicado en el Journal of Sex revelaba que solo al 18% de las mujeres les bastaba el coito para llegar al orgasmo.

"De estos resultados se desprende que la mayoría de las mujeres es incapaz de alcanzar el orgasmo por la penetración. La mayoría necesita una estimulación específica del clítoris", indica Sunny Rodgers, sexólogo clínico y entrenador sexual.

Aparte de la estimulación directa del clítoris, Murray sugiere que "la mujer se ponga encima" y "que se use una mano extra" durante la penetración para satisfacer a ambas partes.

Mito 6: Siempre sabes cuándo tienes un orgasmo

Los que dicen que el clímax es inconfundible se equivocan. "He conocido a muchas mujeres que no saben si han tenido un orgasmo o no, y esto es común", comenta Rodgers.

¿De dónde viene el mito? Según Rodgers, las mujeres fingen muchos orgasmos, ya sea para mantener el ego de su pareja o para terminar el sexo cuanto antes. Las mujeres tienen diferentes tipos de orgasmos (del clítoris, del punto G, vaginal...), mientras que los hombres no, así que puede ser difícil saber lo que sientes. "También es común pensar que por tener sexo, se llegará al orgasmo, lo cual no es cierto", sostiene.

Hay formas de saber si lo que se está experimentando es un orgasmo: el pulso y la presión sanguínea aumentan, la piel se enrojece y los músculos se tensan cuando están estimulados. Rodgers explica: "Esto ocurre porque el cuerpo libera tensión y porque se siente una profunda relajación".

Mito 7: El tamaño lo es todo

"Este antiguo dicho es verdad: no importa el tamaño del barco, sino el movimiento de la marea", apunta Rodgers. Los penes son muy distintos, con tamaños y formas únicas para cada hombre.

"Lo perfecto para una persona puede parecer demasiado pequeño o demasiado grande para otra. Además hay tantas técnicas, posiciones y juguetes sexuales que el tamaño no es el único factor importante para la satisfacción", argumenta. Explora, experimenta, disfruta y olvídate de este mito.

Mito 8: A los hombres les gusta más el sexo que a las mujeres

Este estereotipo puede ser perjudicial para la vida sexual de una pareja. Según una serie de estudios realizados en 2016, los hombres en general subestiman la frecuencia con la que su chica quiere mantener relaciones sexuales. Una encuesta de ese mismo año revela que al 71% de los hombres les gustaría tener más sexo.

"El cerebro es un órgano sexual más poderoso que los genitales, porque de ahí viene el impulso sexual", comenta Rodgers. "Parece que los hombres tienen más apetito sexual porque tienden a pensar en sexo más a menudo, pero no hay ninguna medida sobre ello, por lo que es una conjetura interesante". (Y sólo una conjetura, que quede claro).

Mito 9: El orgasmo es el culmen del sexo

A todo el mundo le gusta llegar al orgasmo, pero conviene saber cuáles son los deseos de la otra persona. "Querer experimentar placer es algo bueno", reconoce Murray, "pero aunque los orgasmos siempre se consideren como el momento estelar, centrarse en ellos puede llevar a que las parejas se frustren con el tema del sexo".

Al fin y al cabo, lo que importa es el viaje, no el destino. Centrarse en conseguir un orgasmo puede hacerte olvidar otras partes positivas del sexo, como "las sensaciones y placeres, los besos, tocamientos y caricias, y la sensación de apego a tu pareja". Y, ¡sorpresa!, todas estas cosas pueden mejorar tu humor. No siempre es posible llegar al orgasmo; lo que sí puedes hacer es intentar disfrutar de las experiencias sexuales.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' EEUU y ha sido traducido del inglés por Lucía Manchón Mora

EL HUFFPOST PARA LG