VIRALES
22/08/2018 17:01 CEST | Actualizado 22/08/2018 17:05 CEST

La Policía pide ayuda para encontrar al joven que intentó robar a dos ancianas en un portal de Bilbao

... pero ellas no se dejaron.

Elvira y Tina son trending topic en Bilbao. Estas vecinas y amigas de toda la vida se han convertido en noticia este miércoles después de que un joven intentase robarles en el portal de su edificio. El momento fue grabado por las cámaras del inmueble y, aunque fue compartido en redes sociales por CPU Policías Unidos, se ha viralizado gracias a este tuit de @_ElAguijon_.

En el vídeo se ve cómo el hombre les abre la puerta del ascensor y una de ellas entra. Cuando va a pasar la siguiente, el agresor se abalanza sobre su cuello para quitarle el collar. Su amiga reacciona echándose sobre él y la otra huye hacia la puerta, pero acaba en el suelo tras recibir un golpe del agresor. Aquí lo verás bien.

Todo ocurrió el 14 de agosto poco antes de las 9 de la noche en el edificio de la calle San Francisco y desde entonces la Policía busca al individuo, que huyó corriendo pero no se llevó ningún botín.

"Entramos al portal y un chico pasó con nosotras", ha explicado Elvira, de 72 años, a El Correo. Ella y su amiga, de 95 años, han contado todos los hechos al diario y han respondido la pregunta que muchos se plantean: ¿cómo se atrevieron a enfrentarse al joven?

Le cogí por detrás y le di un pellizco.Elvira

"Lo vi en el suelo y me eché directa hacia él", relata Elvira, que aprovechó que se había agachado a recoger el collar, roto en el tira y afloja, para salir en defensa de su amiga. "Lo cogí por detrás y le di un pellizco".

Ahora hablan con una sonrisa en la cara y sin lesiones graves, pero temieron por su integridad: "Me tiró al suelo y dije: 'de aquí ya no me levanto'. Me veía en silla de ruedas y a Tina, que tiene mal la espalda, también".

Afortunadamente Tina sólo tuvo un rasguño en un brazo y dolor de pierna al día siguiente, Elvira fue al hospital al día siguiente pero antes tuvo tiempo de poner una denuncia. Tienen la esperanza de que la Policía investigue para encontrar al agresor, al que dicen que no habían visto antes.