profile image

Teresa Ribera

Ministra para la Transición Ecológica en funciones.

Teresa Ribera ha sido directora ejecutiva del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI), con sede en París, desde junio de 2014. Con anterioridad trabajó como asesora en el programa de políticas de clima de dicho instituto entre septiembre de 2013 y junio de 2014. Es miembro de la Comisión Mundial de Geopolítica de la Transformación Energética de la Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA); del consejo asesor del Stockholm Environment Institute y del Instituto francés de Investigación del Desarrollo (IRD), del consejo de liderazgo global de la Red de Naciones Unidas de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (UNSDSN) y co-preside el consejo asesor de la Red Española para el Desarrollo Sostenible. Preside el consejo asesor de la iniciativa Momentum for Change de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático, pertenece al consejo científico del Centro Vasco para el Cambio Climático (BC3) y de la comisión internacional para la revisión de la estrategia alemana de desarrollo sostenible. Ha sido miembro del consejo asesor para el clima del Foro Económico Mundial entre 2014 y 2016, así como de otras iniciativas en materia de sostenibilidad, clima y energía. Con anterioridad, fue secretaria de Estado de Cambio Climático (2008-2011), directora de la Oficina Española de Cambio Climático (2004-2008) y ocupó otros puestos técnicos como funcionaria del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado, en el que ingresó en 1996. Es autora de numerosas publicaciones y artículos de divulgación sobre sostenibilidad, medio ambiente y políticas europeas. La contribución de Ribera a la consecución del Acuerdo de París y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ha sido reconocida internacionalmente. Habla inglés y francés.
España: Objetivos de Desarrollo Sostenible un año

España: Objetivos de Desarrollo Sostenible un año después

<img alt="sostenible" src="http://i.huffpost.com/gen/4922074/thumbs/n-SOSTENIBLE-medium.jpg" />Cambiar la esencia misma de nuestro modelo de desarrollo es muy difícil, pero inevitable. Es más: es una fantástica idea para recuperar el ánimo y la voluntad de construir un proyecto común. No hay progreso ni crecimiento que perdure en escenarios en los que esquilmamos recursos o en los que colapse el sistema climático.
12/12/2016 07:24 CET