Detenido un hombre por su relación con la brutal agresión sexual a una menor en Igualada

Se trata de la joven que presuntamente fue agredida hace 5 meses tras salir de una discoteca y perdió un 90% de audición.
Un coche de los Mossos d'Esquadra, en una foto de archivo.
Un coche de los Mossos d'Esquadra, en una foto de archivo.
Sean Gallup via Getty Images

Los Mossos d’Esquadra han informado de la detención de un hombre presuntamente relacionado con la agresión sexual que sufrió una menor en Igualada (Barcelona), que se produjo la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre. Tras cinco meses de investigación, este jueves se ha arrestado a la primera persona supuestamente vinculada a los hechos. Los Mossos registran ahora la vivienda de Igualada donde el sospechoso ha sido detenido.

Un portavoz de los Mossos ha precisado que la detención ha tenido lugar esta misma madrugada, aunque ha eludido dar más detalles de la misma al estar el caso bajo secreto de sumario.

La Unidad Central de Agresiones Sexuales de la División de Investigación Criminal (DIC) se ha encargado de la búsqueda del agresor de la menor de 16 años, que permaneció más de un mes hospitalizada tras sufrir un grave traumatismo craneoencefálico, con pérdida del 90% audición en un oído, y varios desgarros internos que le han dejado importantes secuelas.

Los Mossos d’Esquadra están registrando esta mañana el domicilio de Igualada en el que ha sido detenido el presunto autor de esta brutal agresión, según han confirmado a Efe fuentes próximas a la investigación.

Buscan restos de ADN en el domicilio del arrestado

Los Mossos d’Esquadra buscan en el registro de la casa del detenido restos de ADN de la víctima, por si algún pelo o trozo de piel de la chica quedó entre la ropa que llevaba el sospechoso, de unos 20 años.

Según han informado fuentes cercanas al caso, los máximos responsables de la Comisaría General de Investigación Criminal de los Mossos d’Esquadra, los intendentes Ramon Chacón y Joan Carles Granja, están presentes en el registro del domicilio del detenido, en Igualada, en una muestra de la relevancia que la policía catalana da a este caso.

En el registro, agentes de la unidad científica de los Mossos d’Esquadra buscan restos de ADN de la víctima que pudieran haber quedado pegados a la ropa del violador, como pelos o restos de piel, así como una barra metálica con la que supuestamente la agredió.

Las cámaras de seguridad: clave en la investigación

La investigación para hallar al presunto agresor ha sido larga y compleja, pues apenas había pistas sobre el autor o autores de la violación, que se produjo de madrugada en el polígono Les Comes de Igualada, tras salir la menor de la discoteca Epic, donde había acudido con unas amigas.

En su investigación, los agentes analizaron las cámaras de seguridad de la zona para intentar identificar a una persona que, según las amigas, la acompañó a la salida de la discoteca.

Tras la brutal agresión sexual, la menor fue abandonada inconsciente y desnuda en una calle del polígono, donde la encontró un camionero que llegó a creer que estaba muerta, ya que sufría un fuerte traumatismo craneoencefálico.

Un mes hospitalizada y secuelas posteriores

La menor quedó ingresada en el Hospital Sant Joan de Deu de la capital catalana, donde tuvo que ser intervenida quirúrgicamente y permaneció en el centro más de un mes hasta que obtuvo el alta hospitalaria.

No obstante, sigue sufriendo importantes secuelas derivadas de la brutal violación y acumula ya desde entonces cinco intervenciones quirúrgicas, la última el pasado mes de marzo en el mismo hospital de Sant Joan de Deu.

Esta violenta agresión sexual provocó una gran conmoción en Igualada, donde se convocaron manifestaciones de protesta, y en general en toda Cataluña, donde también hubo concentraciones en repulsa por la violación, una de ellas en Barcelona a la que asistió el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la consellera de Igualdad y Feminismos, Tània Verge.

La madre de la menor llegó a escribir una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidiéndole la implantación de “leyes duras” para frenar este tipo de “salvajadas” y para proteger a las niñas, adolescentes y mujeres.

La manifestación contra la violencia machista en Madrid del 25-N