POLÍTICA
06/06/2021 09:51 CEST

Esperanza Aguirre: "Casado tendría que haber dicho que la presunción de inocencia la tenemos también los del PP"

Entrevista: "He trabajado con Cospedal y me extrañaría que hubiera hecho algunas de las cosas que dicen los medios que se le imputan".

Esperanza Aguirre (Madrid, 1952) sigue siendo un icono. Pese a llevar fuera de la primera línea de la política algo más de cuatro años, su influencia, labrada a golpe de polémica y chascarrillo, sigue en plena forma. Aún le piden fotos por la calle.

Aguirre estrena libro, Sin complejos (La esfera de los libros), en el que toma el pulso a la política española y refleja lo preocupada que está por la deriva del Gobierno de Pedro Sánchez y por la división de la derecha en tres partidos, lo que considera el gran problema del país. El título se lo puso la editorial, pero un lingüista le explicó la etimología de la palabra ‘complejo’, relacionada con plegarse. Cosa que, advierte la exlideresa, no hará: seguirá diciendo lo que piensa. No dejará, asegura, de hacer política sin complejos.

Quizá porque nunca ha tenido pelos en la lengua, también saca hueco para tirar de las orejas al líder del PP, Pablo Casado, por no haber defendido la presunción de inocencia de la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, investigada desde este miércoles en la causa que indaga la operación Kitchen en la Audiencia Nacional.

¿Echa de menos la política?

No puedo echarla de menos porque sigo en política. Mientras Dios me dé salud, seguiré en política. No estoy en primera línea, pero no voy a dejar de interesarme por los asuntos de España y mucho menos en este momento tan difícil.

¿Qué puede decir ahora que antes no podía decir?

Pues todo lo que pienso, que no es fácil...

¿Y cuál piensa que es el principal problema político que tiene España?

Acabo de escribir un libro que se llama Sin complejos, pero yo le quería llamar La tormenta perfecta. Y la tormenta perfecta responde a la pregunta. Tenemos un Gobierno que considero que es el Gobierno de la mentira. Como el presidente nos dijo que no podría dormir ni él, ni el 95% de los españoles si tuviera que tener a Pablo Iglesias en su Gobierno y a los dos días de celebrarse las elecciones se abrazó a Pablo Iglesias... Es muy gordo tener a los comunistas en el Gobierno. En España no han estado desde el Frente Popular. Y en el resto de países europeos no hay comunistas. El Parlamento Europeo ha aprobado una resolución prohibiendo la apología del fascismo y del comunismo al mismo nivel. Cuando tenía que entregar el libro, la derecha estaba dividida en tres. Y, claro, era completamente imposible que hubiera una alternancia teniendo en cuenta la división de la derecha. Eso era la tormenta perfecta. Eso era el problema de España.

¿Qué ha cambiado desde la salida de Iglesias del Gobierno? ¿Es ahora sin él un Gobierno, menos social-comunista, como usted dice, y con Nadia Calviño, apreciada en Bruselas, al frente de Economía?

Ha cambiado que los madrileños le han dado una buena paliza a Pedro Sánchez y, sobre todo, a Podemos. Porque Pablo Iglesias se quiso presentar como salvador de Podemos y el resultado que ha tenido ha sido verdaderamente… Bueno, que lo diga él. Ha dimitido.

EVA VILLASANTE
Esperanza Aguirre sujeta con las manos el libro que acaba de publicar.

¿Ha tomado este Gobierno alguna medida comunista?

No hay más que leer sus declaraciones. Ellos lo que quieren hacer, porque claro, son comunistas pero están disfrazados de populistas bolivarianos, es cambiar la Constitución, que ya dijo Pablo Iglesias que era un candado. Pero por la puerta de atrás. Quieren hacer lo que les dice su líder, que es Laclau, que dice que hay que aprobar leyes que rayen  la anticonstitucionalidad. Pero como previamente han cambiado a los jueces, dirán que sí son constitucionales.

Usted habla de la Constitución y uno de sus padres era comunista. ¿Eso la invalida?

No, no. Es que no podemos comparar a los comunistas del 78, que aprobaron la Constitución, aprobaron la monarquía, pusieron la bandera nacional… y estaban por el consenso, con estos comunistas de ahora, que lo que quieren es convertirnos y llevarnos a Venezuela... ¡Si Manuel Fraga presentó a Santiago Carrillo en el Club Siglo XXI!

¿Ilegalizaría usted a Podemos?

No soy partidaria de ilegalizar. De lo que soy partidaria es de que no entren en el Gobierno. Pedro Sánchez también era partidario. Lo ha dicho hasta la saciedad. Tanto él como Albert Rivera cometieron un error en las elecciones de abril. Si en vez de seguir el lema ‘con Rivera no’, que le gritaban los socialistas o bueno, no sé si eran socialistas o podemitas, pero los que estaban en la puerta de Ferraz... El caso es que si se hubieran unido el PSOE y Ciudadanos hubieran hecho un Gobierno de centroizquierda, proeuropeo, constitucionalista y hubiera sido mucho mejor para la economía. Y tenían 180 escaños. Fue un error que no me atrevo a achacárselo solo a Pedro Sánchez. Posiblemente, Albert Rivera, cuando vio que tenía un número de votos tan parecido al del PP, pues pensó: ‘Voy a ser líder del centro y de la derecha en España’. Bueno, todos cometemos errores, pero ese ha sido un error muy malo para España. 

Hoy día, lamentan que la gobernabilidad de España recaiga en partidos independentistas. ¿Qué debe hacer el PP para evitarlo?

El PP, para evitarlo, lo que tiene que hacer es ganar elecciones. De momento, ha tenido una victoria arrolladora en Madrid. Y me va a preguntar si se puede extrapolar al resto de España y yo le diré que no creo mucho en las extrapolaciones. Pero es cierto que todas las encuestas, incluso las que cocina el señor Tezanos, le dan una subida al PP, una bajada al PSOE y una bajada enorme a Podemos y a Cs.

¿Qué consecuencias tiene para el PP la condición de investigada de María Dolores de Cospedal y la vuelta al banquillo de Rato?

A Rato le acaban de poner como investigado por un asunto que se refiere a su papel en Caja Madrid. Nada que ver con el Gobierno ni con el partido. Y María Dolores de Cospedal está investigada como yo. ¿Y qué quiere decir investigado? Me alegro de que haya dicho la palabra investigado, porque lo que le gusta decir a sus colegas es imputado. Una de las pocas cosas en las que me hizo caso Mariano Rajoy es que le dije: ‘Mira, Mariano, antiguamente para procesar a alguien te hacían un auto de procesamiento y decían qué delitos se te imputaban y, en la instrucción, lo que hacen es investigar’. Entonces, no llamemos imputado a un señor que le van a investigar. Que investiguen todo lo que sea. Y si es cierto que se han cometido delitos, que les condenen y que vayan a la cárcel. Por supuesto.

¿Cambia algo entre investigado e imputado?

Claro. 

Pero digo los efectos.

¿Qué efectos? Los efectos son que se investiga. Y si se han cometido delitos, se abre juicio oral y se comprueba. Lo que no puede ser es que se diga, como está diciendo la señora Calvo, que como poco el PP es una ciénaga de corrupción. Pero vamos… ¿Pero qué es esto? Claro que hay corruptos y que hay que perseguirlos, pero lo que no se puede es generalizar, porque podríamos decir lo mismo del PSOE.

EVA VILLASANTE
Esperanza Aguirre, en un momento de la entrevista en su vivienda de Madrid.

¿Tendría el PP que abrir expediente a la señora De Cospedal?

No tengo ni idea. Hace mucho que no estoy en el PP. Pero yo lo que creo es que investigar… En fin, yo estoy encantada de que investiguen. Yo soy una investigada. Que me investiguen, que no van a encontrar nada. Y a la señora De Cospedal, pues lo mismo. Yo he trabajado con la señora De Cospedal y me extrañaría que hubiera hecho algunas de las cosas que dicen los medios que se le imputan.

¿Qué tiene hacer el señor Casado cuando aparecen casos de corrupción?

No aparecen casos de corrupción. Aparecen personas del PP que van a ser investigadas. A parte de eso, hay unos a los que se les ha juzgado y se les ha condenado. Y están en la cárcel. Y me parece muy bien. Los de Gürtel están en la cárcel. Pero lo que no puede ser es que a los miembros del PP nos nieguen la presunción de inocencia. La presunción de inocencia es la clave de bóveda del derecho penal. Tenemos derecho a que hasta que no se pruebe que hemos hecho algo mal, somos inocentes. Y ayer lo dijo muy bien, y me alegré muchísimo de oírle, el portavoz del partido, el señor Martínez-Almeida, que dijo: ‘María Dolores de Cospedal es inocente’.

Usted lo acaba de decir: hemos tenido que escuchar al señor Martínez-Almeida y no al señor Casado. ¿Cree acertada la estrategia del líder del PP de no referirse a esto como ocurrió en la rueda de prensa de Ceuta?

[Ríe] No meta usted el dedo en el ojo tan pronto. El señor Casado creo que tendría que haber dicho algo de lo que yo dije ayer: que la presunción de inocencia la tenemos también los miembros del PP. Eso es lo que tenía que haber dicho. Y que se investigue. Claro que se tiene que investigar.

¿Se siente usted responsable de los casos corrupción que surgieron en el PP de Madrid?

En el PP de Madrid, la corrupción que se ha probado y los que están condenados, a todos, les cesé al día siguiente de que el señor Garzón hiciera un viernes el auto, en febrero de 2009. El lunes estaban cesados cuatro alcaldes, un consejero, un viceconsejero, etc. Por lo tanto, es que creo que la corrupción es una cosa que existe en todos los ámbitos de la vida. Y lo importante es qué se hace cuando aparece.

El señor Bárcenas le incriminó y dijo que recibió un sobre con dinero negro...

El señor Bárcenas mintió descaradamente. Tan descaradamente que, al día siguiente, el juez desimputó al presunto donante de ese dinero, que ya había salido en el año 14. El señor Bárcenas no debía haberse enterado. Lo que pasa es que aquí, desgraciadamente, existe una cosa que se llama colaborador con la justicia. Entonces, un señor condenado a 40 años como el exalcalde de Majadahonda, si escribe una carta al juzgado o a la Fiscalía diciendo que me va a incriminar a mí, resulta que le quitan años. ¿Pero cómo puede ser esto? Pues es…

¿Qué le diría a los votantes del PP para defenderse de las acusaciones que ha hecho hacia usted el señor Bárcenas?

Mentiras. Si le he puesto una querella criminal. Si no le ha creído nadie. Ni las fiscalas.

¿Vería usted con buenos ojos un Gobierno del PP y de Vox?

No soy de los que creen y son muchos, como ustedes y los medios de su grupo [en referencia al Grupo Prisa, vetado por la ultraderecha], que a Vox hay que hacerle un cordón sanitario. Esto del cordón sanitario ya nos lo hicieron a nosotros, al PP, en el pacto del Tinell en el 2003. Vox es un partido perfectamente constitucional con el que no estoy de acuerdo en algunas cosas.

EVA VILLASANTE
Esperanza Aguirre y su libro, 'Sin complejos'.

¿Cuáles?

Por ejemplo, con que quiere quitar el Estado de las autonomías. Yo estoy bastante satisfecha con algunas de las cosas que hice como presidenta de la Comunidad de Madrid, como con la Educación. Y, en Sanidad, construí 12 hospitales. Otra es el tema de la Unión Europea. Yo soy muy europeísta, aunque puedo coincidir con Vox en que la burocracia bruselense a veces se pasa en sus deseos reglamentaristas. Pero son muchas más las cosas que me unen a Vox que las que me separan. Me une a Vox la defensa de la unidad de España, la defensa de la libertad, la defensa de la propiedad... Por supuesto, la defensa de la vida y la defensa de un país de ciudadanos libres e iguales.

Pone usted la libertad como fin supremo del ordenamiento social. ¿Cree que puede haber libertad sin igualdad de oportunidades?

Es que creo que tiene que haber igualdad de oportunidades, claro. Pero a mí me parece que la libertad es el bien supremo. Sin libertad no puede haber igualdad de oportunidades. Tenemos que luchar para que haya igualdad de oportunidades y tenemos que luchar para preservar la libertad. 

Usted ha sido uno de los grandes referentes de Isabel Díaz Ayuso. ¿Cuál ha sido la clave del éxito de la presidenta de la Comunidad de Madrid en funciones?

Sin ninguna duda, haber dado todas las batallas culturales a los gurúes de la izquierda, a los dictadores de la corrección política y a los etiquetadores que te llaman fascista a la primera. A todos esos, darles la batalla cultural. Eso es lo que creo que, desgraciadamente, Pablo Casado, que ya había dado todas las batallas en el discurso que hizo en el congreso en el que ganó la presidencia del partido, pues para conseguir votos del centro, consideró que no había que dar más. Y el resultado no fue bueno. La estrategia era correcta: cojamos los votos del centro que deja Ciudadanos, pero la táctica, en primer lugar, de hacer ataques personales a Santi Abascal y, en segundo lugar, de no dar las batallas culturales, que no hicimos en las elecciones catalanas, pues nos trajo como resultado que no cogimos los votos de Cs. Es que de los 36 escaños que tenían, pierden 30 y no cogemos ninguno. Pero Isabel Díaz Ayuso ha dado todas las batallas culturales y ha sido criticada, denostada… Y, sin embargo, los madrileños la hemos respaldado. 

Lo apuntó antes, ¿pero cree que Casado puede hacer lo mismo que Díaz Ayuso en el resto de España?

Creo que sí, porque Casado dio la batalla cultural en el congreso en el que venció a Soraya Sáenz de Santamaría. Soraya representaba a un PP en el que dar la batalla cultural era un lío. Era mejor dejarse llevar por los dictados de la izquierda y de la corrección política. Y, sin embargo, Pablo empezó dando todas las batallas culturales. Lo que pasa es que es verdad que le vinieron las elecciones generales muy pronto y en las de abril no tuvimos muy buen resultado.

Sea sincera, solo puede elegir a uno: ¿Casado o Ayuso para presidir el Gobierno?

No hago más que ser sincera… Ayuso tiene que presentarse dentro de dos años para presidir la Comunidad de Madrid, porque en el Estatuto de Madrid no vale adelantar las elecciones para cuatro años. El plazo sigue siendo el mismo. Y el que se va a presentar a las generales es Pablo Casado.

Photo gallery La evolución de Esperanza Aguirre See Gallery

EL HUFFPOST PARA AMBAR