La Fiscalía archiva la investigación sobre el rey emérito

No encuentra indicios suficientes para presentar una querella en ninguna de las tres líneas de estudio sobre las finanzas de Juan Carlos I.
|
Juan Carlos I, tan feliz en palacio... hace unos años
Juan Carlos I, tan feliz en palacio... hace unos años
JAVIER SORIANO via Getty Images

La Fiscalía General del Estado ha decidido archivar sus investigaciones sobre el patrimonio de Juan Carlos I al no encontrar indicios suficientes para presentar una querella contra el rey emérito.

Este miércoles, el fiscal jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, ha firmado los dos decretos de archivo relativos a las diligencias que el ministerio público mantenía abiertas. Las líneas de estudio eran tres: por el presunto cobro de 65 millones de euros por presuntas comisiones de las obras del tren de alta velocidad Medina-La Meca (Arabia Saudí), otra sobre si recibió donaciones no declaradas y una tercera respecto de si ocultó fondos en paraísos fiscales. Todas han quedado archivadas por no poder observarse “responsabilidad penal”.

El archivo de la Fiscalía no significa que Juan Carlos I no tuviera implicación en los hechos que habían sido analizados, sino que, de acuerdo con el texto, no puede ser procesado. Entre las causas del decreto, como cita la Cadena SER, están la prescripción de los hechos y especialmente la inviolabilidad penal que prevé la Constitución sobre su figura.

Esta decisión se esperaba desde hace semanas. El pasado 7 de febrero se conoció un borrador en el que la Fiscalía no veía indicios de delito en una de esas tres vías, la que relacionaba al emérito con unos supuestos fondos en el paraíso fiscal de la isla de Jersey. Ello, por tanto, llevó al ministerio público a descartar “reproche penal” contra él, que ahora se extienden a todas las investigaciones.

El comunicado de los abogados del rey

El bufete Sánchez-Junco Abogados ha emitido una nota para valorar el archivo de las investigaciones sobre su cliente, Juan Carlos I. “En ninguno de los casos que motivaron su incoación, existen circunstancias que permitan apreciar la existencia de ilícito alguno imputable a o conducta que sea susceptible de reproche penal”, expone el letrado Javier Sánchez-Junco Mans.

Añade que él mismo trasladará “personalmente en los próximos días” al rey emérito el contenido de los decretos de archivo

Este es el comunicado íntegro:

1. En el día de la fecha, la Fiscalía del Tribunal Supremo, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 5 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal y 773.2 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en mi calidad de Abogado designado por S.M. el Rey D. Juan Carlos, me ha notificado los Decretos correspondientes a las Diligencias de Investigación no 40/2020 (a las que se habían acumulado las no 17/2020) y a las Diligencias de Investigación no 44/2020, por los que se acuerda respectivamente el Archivo de cada una de ellas.

2. Los mencionados Decretos, sin perjuicio del estudio detallado que precisan, concluyen que en ninguno de los casos que motivaron su incoación, existen circunstancias que permitan apreciar la existencia de ilícito alguno imputable a S.M. el Rey D. Juan Carlos de Borbón y Borbón o conducta que sea susceptible de reproche penal.

3. En cumplimiento de lo acordado en los Decretos de Archivo, trasladaré
personalmente en los próximos días a S.M. el Rey D. Juan Carlos el contenido de estos.

Tras su estudio, asimismo, la próxima semana se harán, en su caso, las valoraciones que correspondan, haciéndome eco igualmente de las decisiones que pueda tomar D. Juan Carlos que comunicaré oportunamente.

Cada vez más cerca de su vuelta a España

El archivo de las investigaciones de la Fiscalía acerca el retorno de Juan Carlos de Borbón a España, de donde salió en agosto de 2020 con destino a Abu Dhabi, cercado por las sombras de corrupción durante su reinado.

Desde entonces, el entorno del emérito ha intentado arreglar la situación fiscal con varias regularizaciones fiscales de varios millones de euros, por sus rentas no declaradas durante diferentes ejercicios.

Fuentes cercanas al monarca emérito han dejado caer sus intenciones de volver a España, pero con condiciones, como tener una asignación pública (que Felipe VI le retiró) o fijar su residencia en el Palacio de La Zarzuela. Sin embargo, esto chocaría con los planes Felipe VI, que no querría que su padre volviese a Zarzuela