Irene Montero hace unas declaraciones sobre educación sexual y Vox y Cs le acusan de promover la pederastia

La ministra de Igualdad defendió en el Congreso el derecho de los niños a recibir educación afectivo-sexual
|
La ministra de Igualdad, Irene Montero
La ministra de Igualdad, Irene Montero
EFE

Vox y Ciudadanos han pedido la renuncia o cese de la ministra de Igualdad, Irene Montero, al interpretar que en su intervención este miércoles en la comisión de Igualdad del Congreso, donde defendió el derecho de los niños a recibir educación afectivo-sexual, promovía las relaciones sexuales de los niños.


De la literalidad de las palabras de Montero -“todas las niñas, los niños, les niñes de este país tienen derecho a conocer su propio cuerpo, a saber que ningún adulto puede tocar su cuerpo si ellos no quieren y que eso es una forma de violencia, tienen derecho a conocer que pueden amar o tener relaciones sexuales con quien les dé la gana, basadas eso sí en el consentimiento”- Vox y Ciudadanos deducen que la ministra defiende que los niños pueden tener relaciones sexuales. En España, la edad legal para el consentimiento sexual es de 16 años.

El portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, ha anunciado la presentación de una proposición no de ley para reprobar a la ministra y ha afirmado que estudiarán “acciones legales ante el tremendo daño que se causa por parte de esta ministra al bienestar de los niños y las niñas en España”.



También el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, ha pedido la dimisión o cese de Montero por un planteamiento que considera “inaceptable”. “Háganos un favor a todos los españoles y familias con niños pequeños, váyase de ese ministerio y ponga a alguien con responsabilidad y sentido común”.

Irene Montero: “Me da vergüenza esta campaña”

Irene Montero ha asegurado por su parte que le da “mucha vergüenza la campaña desplegada de la extrema derecha” en relación con esta interpretación.

Montero ha señalado que la edad de acceso a la pornografía violenta en España son los ocho años y, por tanto, urge asegurar de forma obligatoria la educación sexual, para que los niños tengan herramientas para identificar las violencias sexuales que se pueden ejercer contra ellos y ellas. Que aprendan a identificarlas, ha proseguido, para poder pedir ayuda.

“Este país se merece un debate y acuerdo sensato para garantizar el derecho de los niños y las niñas a una educación sexual, que les permita tener vidas libres de violencias y que les permita en un futuro vivir libremente su sexualidad y sus relaciones afectivas”, ha zanjado Montero.