Expertos advierten sobre la trampa de los supermercados con sus tarjetas de fidelización

Expertos advierten sobre la trampa de los supermercados con sus tarjetas de fidelización

Forman parte de una estrategia con la que buscan asegurarse que los usuarios sigan comprando ciertos productos en sus establecimientos.

Una persona haciendo la compraManuel González Vega

El motivo puede ser variado. Desde la cercanía, la costumbre o porque tiene un producto que nos gusta más por algún motivo. El caso es que cada cual tiene sus propias razones para decantarse por un supermercado o por otro. Y estos tienden a responder a sus clientes más asiduos con tarjetas de fidelización. 

Sin embargo, estas no tienen por qué ser del todo positivas para el consumidor. Así lo han analizado varias fuentes experimentadas en el tema en un reportaje que ha elaborado la cadena de televisión pública británica, la BBC

Una de las personas que ha participado en él ha sido la periodista especializada en economía Ele Clark. Esta ha explicado que "la competencia entre los supermercados es feroz en este momento". El motivo radica en que, según Clark, los precios, tras años de subida, están experimentado una normalización. 

En este sentido, los precios personalizados que pueden ofrecer a través de esa estrategia de fidelización forman parte de una estrategia con la que buscan asegurarse de que ese usuario en concreto va a seguir comprando con ellos. Así lo ha indicado al medio británico el comprador de Asda, Ged Futter, una empresa que se dedica al asesoramiento de proveedores para negociar con los minoristas. 

Este ha explicado que los supermercados se encargarán de observar qué productos compra cada usuario a lo largo de un período de tiempo determinado. De esta manera, le podrán hacer una serie de ofertas con las que asegurarse de que va a seguir adquiriendo ese producto siempre con ellos. 

Otro de los aspectos que ha recogido la BBC lo ha comentado Jo Rourke, una mujer que tiene un perfil en redes sociales desde el que aconseja a otras personas sobre economía doméstica. Ella ha destacado el uso de determinado vocabulario que hacen los supermercados en esas tarjetas de fidelización. 

"La terminología de 'desafíos' podría hacer que parezca un juego y si eres alguien que se deja llevar por este tipo de cosas, podría ser bastante peligroso", ha indicado Rourke. "No creo que valga la pena ser un cliente leal. Creo que vale la pena comprar en todos los supermercados de tu zona", ha concluido Rourke. 

Simon Trevethick, el director de comunicación de StepChange, una organización sin ánimo de lucro que busca ayudar a personas con problemas económicos, también ha hablado al respecto. 

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

Este ha apuntado que aunque "los programas de fidelización de los minoristas pueden ofrecer descuentos útiles a los clientes, existe el riesgo de que, si se incentiva el gasto, las personas acaben gastando más de lo que habían planeado inicialmente o de lo que pueden permitirse".