BLOGS
18/04/2013 09:30 CEST | Actualizado 17/06/2013 11:12 CEST

Todos, menos el PP, creen que Bárcenas puede acabar con Rajoy

2012-09-25-sesioncontrol2_r2_c2.jpgBajo la promesa de no citar nombres, un todopoderoso hombre del PP asegura que "un tesorero cabreado puede llevarse a varios presidentes por delante. Pero si alguien puede zafarse, ese es Rajoy".

La estrategia de la defensa de Bárcenas, con el goteo constante de información que va cercando al presidente Rajoy día a día, está presente en los pasillos del Congreso. Los diputados populares y los miembros del Gobierno se niegan a nombrar a Bárcenas, como si de una cuestión de principios se tratara. Sólo los más osados e independientes se atreven a opinar off the record.

¿Puede Bárcenas llevarse por delante al presidente? Arias Cañete, ministro de Agricultura: "Para nada". Con estas dos palabras, es el único del Ejecutivo que responde. La vicepresidenta, muy digna y solidaria con nuestros colegas, nos advierte que no va a responder "sin tus compañeros delante". Como si cada vez que un periodista le pregunta algo tuvieran que estar presentes el resto de medios. Ana Pastor pasa de largo ante la pregunta. Silencio administrativo. Es la consigna.

Bajo la promesa de no citar nombres, un todopoderoso hombre del PP asegura que "un tesorero cabreado puede llevarse a varios presidentes por delante. Pero si alguien puede zafarse, ese es Rajoy. Bastaría con que hubiese declarado su sobresueldo, en caso de que lo hubiera cobrado. Bárcenas está cercado y trata de repartir culpas de cosas muy graves. Deberíamos habernos deshecho de él hace 15 años". Otro experimentado diputado popular cree que "dada la cantidad de pruebas que tiene acumuladas Bárcenas desde el primer día, incluidas grabaciones, puede hacer lo que quiera. Otra cosa es que le convenga". A uno de los escasos intelectuales del PP le parece que "Bárcenas no tiene efecto desestabilizador en el Gobierno. Ni tan siquiera aunque apareciese un recibo con la firma de Rajoy, el Ejecutivo se tambalearía. Tampoco el GAL y la financiación ilegal del PSOE terminaron con Felipe González. Fueron las urnas".

La inquietud de los diputados de a pie, que cada semana van y vienen de sus circunscripciones, es notoria. Solo le piden "al cabrón de Luis, sobrevivir hasta las municipales. Si llegamos, lo ideal sería convocar generales con municipales. Jorobamos a nuestros alcaldes pero no quemamos todas las naves".

Entre el resto de formaciones la visión compartida es que "Bárcenas y Rajoy están como en el chiste del dentista. Recuerda por dónde está cogiendo el paciente al dentista cuando le dice, ¿no nos haremos daño, verdad doctor?", nos resume con sorna Antonio Hernando, secretario de Relaciones Institucionales del PSOE, mientras se dirige a dar una rueda de prensa sobre Bárcenas. La diputada Consuelo Rumí, ex secretaria de Estado de Inmigración con Zapatero, considera más que posible que el extesorero se lleve por delante a Rajoy. "En la sesión de control he notado muy bajos tanto al presidente como a Sáenz de Santamaría. Si se demuestra que el presidente ha cobrado dinero en B, es insostenible".

"No estoy en condiciones de responder a esa pregunta tan directa. No tengo ni idea. Eso igual, si intentas preguntárselo discretamente a Rajoy..." Pocas veces la líder de UPyD se muestra tan escueta y prudente con el Gobierno. El peneuvista Pedro Azpiazu no duda que "en cualquier otro país democrático, habrían pasado cosas, pero aquí es mucho pedir. Lo de Bárcenas y el PP es muy serio, tanto como para que el presidente diese explicaciones igual de serias". El líder de IU sale cabreado tras su interpelación con el ministro Luis de Guindos, aunque lo que más molesto le tiene es que no les hayan dejado una sala en el Congreso para que la consejera de la Junta de Andalucía diese una rueda de prensa sobre el decreto andaluz sobre desahucios: "Pero al margen de estos asuntos, sobre Bárcenas creo que es el que tiene en sus manos la decisión de que este Gobierno caiga o no".

Con esta amenaza sobre su cabeza, Rajoy ha tratado de centrar el debate en la tribuna sobre las próximas medidas que nos tienen preparadas para el día 26. En los pasillos, tanto la vicepresidenta como los ministros de Hacienda y Economía se mostraban vaciamente solícitos. Eso sí, ni una línea sobre si las prestaciones por desempleo y las pensiones se verán afectadas. Nos dejan con el mismo miedo en el cuerpo que ellos tienen a Luis el cabrón.

PULEVA PARA EL HUFFPOST