Un laboratorio suizo ha descubierto carne de cerdo en siete de las 20 muestras de kebabs vendidos en varias ciudades suizas, según ha anunciado este lunes el Consejo Islámico Central de Suiza, que ha mostrado su sorpresa por los resultados.

"El análisis de las muestras reveló proporciones muy pequeñas" de carne de cerdo, inferiores al 0,1%, indicó el organismo en un comunicado. A la vista de los resultados, la organización estima que la presencia de carne de cerdo -cuyo consumo está prohibido por el Islam- en los kebabs suizos no se debe un acto malicioso, sino a "lagunas" en el proceso de producción relacionados con carne de cerdo utilizada para otros productos que han estado en contacto con los instrumentos que se utilizan también para preparar kebabs.

Pese a ello, los miembros del Consejo Islámico Central de Suiza se han mostrado "conmocionados" por los resultados del estudio, llevado a cabo en las ciudades de Berna, Zurich, Winterthur, Basilea, Lucerna, Kreuzlingen, Lausana y Ginebra.

El organismo, con sede en Berna, encargó el estudio "alarmado por el escándalo que estalló recientemente en Alemania, "donde se encontró que en la carne de los kebabs había un 7% de carne de cerdo".

Los resultados del estudio se conocen el mismo día en que La Cocinera e Ikea han retirado varios de sus productos al conocerse que contenían carne de caballo cuando en su etiquetado figuraba 100% vacuno.