ECONOMÍA

El FMI asegura que España crecerá un 3,1% este año

El organismo insiste en subir el IVA y moderar las pensiones.

18/07/2017 16:58 CEST | Actualizado 18/07/2017 21:14 CEST
Efe

El Fondo Monetario Internacional (FMI) no descarta que el PIB español crezca un 3,1 % este año tras cuatro ejercicios de "impresionante" expansión económica y creación de empleo, si bien advierte de que este ritmo será difícil de mantener a medio plazo si no se reduce la deuda pública y la tasa de paro.

Estas son las principales conclusiones de la evaluación que una vez al año hace pública el organismo y que han presentado este martes en Madrid la jefa de la misión para España, Andrea Schaechter, y el responsable del sector financiero, Udaibir Das. El análisis, también conocido como informe de la Declaración de la Consulta del Capítulo IV, incluye algunas líneas sobre la crisis de Banco Popular.

SÍ, EL FMI TAMBIÉN HABLA DEL 3,1%

En sus conclusiones finales, el FMI le hace la ola a las reformas posteriores a 2012, que dice que han hecho de España un país más flexible, competitivo y resistente, con un sector servicios muy dinámico orientado a la exportación y cada vez menos dependiente del sector inmobiliario y de la construcción. "Se ha reducido el endeudamiento de familias y empresas y el sector bancario es ahora mucho más fuerte, lo que permite prever un crecimiento del PIB el 3,1 % para este año", una tasa de crecimiento en consonancia con las previsiones del Gobierno.

SI VIENEN CURVAS, VUELCAS

Para el Fondo, no está claro cuánto tiempo puede España mantener este ritmo. "Con una elevadísima deuda pública y una tasa de paro estructural muy alta, difícil de combatir dado el envejecimiento de la población y un índice de productividad relativamente bajos", el organismo aconseja proseguir con las reformas, por lo que ha aplaudido el recorte del gasto previsto para 2018.

El FMI insiste en su tradicional sermón: hay margen para subir impuestos

A VUELTAS CON EL IVA

En cuanto a los ingresos, el FMI insiste en su tradicional sermón: hay que subir los impuestos. O lo que es lo mismo en sus palabras, "hay margen para nuevas medidas estructurales", ha dicho Andrea Schaechter. En concreto para subir el IVA, que comparativamente es mucho menor que en otros países europeos y, subirlo, ha defendido, permitirá bajar el déficit y la deuda pública. También quiere el Fondo que España se deje menos euros en salud, sobre todo en lo que se refiere a gasto farmacéutico de las comunidades.

"Del mismo modo", ha asegurado la jefa de la misión para España, "aproximar más los impuestos y tasas ambientales a los niveles de los países homólogos de la UE y reducir las ineficiencias del sistema tributario también podrían ayudar a reducir el déficit y la deuda".

NO TOQUÉIS LAS PENSIONES

El envejecimiento de la población es otra de las "debilidades de la economía española" que preocupa al FMI. El organismo vuelve a llamar la atención una vez más sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones y una vez más, también, vuelve a recomendar a los españoles que se jubilen más tarde.

El sistema de pensiones, dice en su informe, "solo será sostenible si se prolonga la vida laboral y se incentivan los planes privados". Andrea Schaechter ha abogado por dejar las pensiones como están. Es decir: propone conservar las reformas realizadas en 2011 y 2013, por la que se sustituyó la tradicional actualización de los ingresos de los pensionistas en función del IPC por un coeficiente fijo del 0,25% anual. Y esto para que el esfuerzo de ajuste económico para hacer que el sistema sea sostenible se reparta "entre generaciones".

El organismo reconoce no obstante que las pensiones perderán así poder adquisitivo, "ya que las reformas aprobadas harán que las prestaciones crezcan menos que la economía". Con todo y aun así, los españoles "todavía tendrán un una relación entre pensión y salario bastante más alta que la media de la UE", se lee en el informe.

De otro modo pinta para el mercado de trabajo, cuya salud asegura el Fondo una vez más que depende de "flexibilizarlo y poner en marcha políticas activas" dirigidas a emplear a "los jóvenes que carecen de formación y experiencia".

Tampoco ayuda desde su perspectiva constatar que la productividad de la economía española es, además, todavía baja, ante lo que recomienda eliminar barreras comerciales, el desarrollo de nuevas tecnologías y promover el acceso al crédito, aunque dice que todo parece indicar que se está recuperando.

BANCO POPULAR Y OTROS ARSENALES DE ACTIVOS TÓXICOS

En lo particular y por lo que tiene que ver con Banco Popular, el FMI cree la intervención de Santander contribuyó a eliminar dudas sobre el sector financiero español. En cuanto a lo general: y, aunque halaga el proceso de consolidación de la banca española, echa en cara al sector su baja rentabilidad y escasas reservas de capital, "ya que es capaz de captar capital en menor medida que sus homólogos europeos", alaba.

La jefa de la misión para España reconoce que las reformas emprendidas desde 2012 han dado sus frutos, pero detecta también que unos pocos bancos españoles mantienen niveles relativamente altos de activos tóxicos y dudosos y, en su opinión, una herencia de los años de crisis.

"Los desafíos son los mismos para toda la banca europea, la incertidumbre relacionada con el entorno de crecimiento, la normalización de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) y la implantación de nuevas normas", ha generalizado en tono de consuelo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

OFRECIDO POR NISSAN