NOTICIAS
11/07/2012 20:02 CEST | Actualizado 11/07/2012 20:10 CEST

Medusas 2012: ellas también van este verano a las playas de la Costa del Sol

Flickr: Ed Bierman

En los últimos días, una plaga de medusas está estropeando el baño en las playas de la Costa del Sol. Casi 1.200 personas fueron atendidas el pasado fin de semana por picaduras de medusas en Málaga, y la empresa Ecolmare -que trabajan para el Área de Playas del Ayuntamiento de Málaga- recogió casi cuatro toneladas de medusas en solo dos días. La plaga se concentró en las playas del Dedo, Peñón del Cuervo y La Araña; mientras que la cantidad ha sido bastante menor en El Palo y Pedregalejo, según el Ayuntamiento de la capital.

¿POR QUÉ HAY TANTAS?

Aunque tras el fin de semana la cantidad de medusas ha remitido, la escasez de lluvias durante el otoño y la primavera, las altas temperaturas y las corrientes de viento que se registran estos días son el "cóctel perfecto" para que este verano aumente el número de medusas que se acercan a las costas españolas. Según el director de Investigación de OCEANA Europa, Ricardo Aguilar, en los próximos meses "probablemente veremos más plagas de medusas en la costa que en años anteriores".

Aguilar ha explicado que este año ha sido especialmente bueno para la reproducción de las medusas. "Temperaturas altas, corrientes buenas y años secos son el cóctel perfecto para que haya una explosión importante de medusas y que además lleguen a la zona de baño", ha concluido. También el biólogo y profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Josep Maria Gili ha señalado a Efe que el aumento de medusas se debe a una cuestión térmica y a las corrientes de viento que soplan de mar a tierra.

"Las medusas llegan en grandes cantidades al litoral cuando las aguas costeras se calientan por el sol, de manera que su temperatura es muy similar a la de las aguas oceánicas. De esta manera, las aguas se mezclan bien y las medusas llegan arrastradas por las corrientes de viento", ha explicado.

No es de la misma opinión, sin embargo, Ignacio Franco, biólogo marino especializado en medusas del Instituto Español de Oceanografía (IEO), que ha apuntado que el aumento de medusas en las costas se debe fundamentalmente a cuestiones meteorológicas. "La tendencia de estos últimos años es que cada vez hay más medusas", ha señalado este experto, que establece como punto de partida de este fenómeno el año 2006, cuando aparecieron numerosas medusas en las playas.

Desde entonces, se ha repetido el mismo patrón. "A principios de verano aparecen medusas en las playas de Cataluña y Baleares y posteriormente se van desplazando hacia el sur". Sin embargo, este año se está observando cómo estos organismos marinos han aparecido de forma casi simultánea en todas las costas.

Aguilar ha afirmado, por su parte, que en las últimas décadas se están dando condiciones "cada vez más propicias para la explosión de medusas", como son la desaparición de especies depredadoras o los vertidos que desde la costa llegan al mar y generan una serie de nutrientes que beneficia a estos organismos marinos.

Sin embargo, las medusas cumplen también un papel importante en la conservación de los ecosistemas marinos. "Muchos organismo marinos se alimentan de medusas, desde tortugas marinas a gaviotas, pasando por los atunes. En los años en los que se da esta explosión demográfica para los fondos marinos es como una lluvia de maná, porque hay muchas especies que se alimentan de las medusas", ha afirmado.

CONOCER AL ENEMIGO

La mayoría corresponde a la especie Pelagia noctiluca, conocida normalmente como clavel y que es la que más abunda en esta zona, según Manuel Alpáñez, coordinador del servicio de vigilancia y salvamento de las playas de Vélez-Málaga, que considera más problemático este ejemplar por su menor tamaño -miden unos cuatro centímetros- y porque son muy urticantes.

No obstante, ha indicado que en el caso de Vélez-Málaga, también se están recogiendo entre ocho y quince medusas diarias de la especie Rhizostoma pulmo, mucho más grandes y que pueden alcanzar varios kilos de peso. "La grande la puedes ver venir, pero el problema está en las pequeñas, ya que en un momento dado te puedes encontrar rodeado por varias", ha añadido Alpáñez, que ha precisado que los cuatro puestos de socorro del litoral municipal están realizando unas doscientas atenciones diarias por picaduras de medusa.

Asimismo, ha recordado que las picaduras de estos invertebrados nunca deben lavarse con agua dulce, sino con salada, y ha recomendado a los afectados que acudan a los puestos de socorro para recibir una cura local y seguir posteriormente las recomendaciones de los sanitarios.

ESPACIO ECO