INTERNACIONAL
15/10/2012 12:15 CEST | Actualizado 15/10/2012 14:13 CEST

Mas advierte ya de "internacionalizar el conflicto" si se le impide celebrar una consulta soberanista

Enfrascado en la campaña electoral, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, va subiendo el tono de sus declaraciones a medida que se acerca la fecha de los comicios, el 25 de noviembre. Este lunes ha advertido de que va a "internacionalizar el conflicto abiertamente" si el Gobierno le impide celebrar una consulta soberanista en la próxima legislatura.

En una entrevista de TV3, Mas ha asegurado que irá "ante Bruselas y los tribunales europeos" si el Tribunal Constitucional (TC) ve inconstitucional la nueva ley de Consultas que prevé que apruebe el Parlamento catalán la próxima legislatura y que daría cobertura legal a la consulta de autodeterminación.

Con todo, ha reconocido que "la letra pequeña de los tratados" implicaría que una Cataluña independiente quedase fuera de la UE. Consciente de ello, ha indicado que una situación de este tipo sería difícil de entender, por lo que lo más apropiado, desde su punto de vista, sería reformar la legislación comunitaria para evitarlo.

"Hay algunos que sólo quieren hablar de estos temas para tapar la crisis economica y los recortes", ha criticado la secretaria general del PP, Maria Dolores de Cospedal, quien ha agregado que "el proyecto de independencia no garantiza la recuperación de Cataluña".

PARALIZARÍA A RAJOY

Mas ha añadido que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya no frenaría las reivindicaciones catalanas ni ofreciendo ahora el pacto fiscal a Cataluña, al tiempo que señala que, con una mayoría absoluta tras las elecciones, podría negociar de igual a igual con el Ejecutivo de Rajoy, que ya la tiene.

Con o sin mayoría absoluta, Mas quiere que en todo el proceso hacia la consulta vayan de la mano el Gobierno catalán y los partidos catalanes que apoyan esa consulta, para que el protagonismo sea compartido entre el Parlamento y el Ejecutivo.

PRIMERO, HABLAR CON RAJOY

Mas ha explicitado cuál será su hoja de ruta si gana los comicios del 25N: su primer paso será pedir al Gobierno que negocie los términos de una consulta soberanista, como lo ha hecho el Ejecutivo británico en el caso de Escocia. Si se cierra esa puerta, podría aplicarse una ley catalana de consultas populares, cuya tramitación retomará el Parlament en el inicio de la legislatura, y si el Ejecutivo del PP la "tumba" y "ni tan solo deja que se consulte a la gente", Mas piensa acudir a los "tribunales europeos" para "internacionalizar el conflicto", porque se generaría "un problema muy grande de legitimidad democrática".

Mas ha asegurado que no descarta que una eventual Cataluña independiente alcance acuerdos con España en ámbitos como defensa o economía, y ha recalcado que, en cualquier caso, un Estado catalán no tendría competencias plenas sobre todo, porque la UE tiene cada vez más protagonismo.

También ha indicado que CiU en su conjunto quiere la autodeterminación, que eso ya lo decía UDC cuando se fundó, en 1931, y que, en cualquier caso, cuando el líder democristiano, Josep Antoni Duran, habla de confederalismo, acepta la existencia de un Estado catalán que optaría a mantener una especial relación con España.

EL CASTELLANO, PRESENTE

Ha indicado que hará lo posible para que la independencia no fracture a la sociedad catalana y que, pase lo que pase, "el castellano seguirá estando absolutamente presente" en Cataluña, puesto que también forma parte de su patrimonio y no sería de recibo menospreciar una lengua de proyección universal.

En cuanto a la educación, Mas ha indicado que en los dos últimos dos años se ha producido una reducción en el índice del fracaso escolar, y sobre las tesis del ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha afirmado que "la inmensa mayoría de la población catalana no pone en cuestión" el modelo educativo de la Generalitat.

Mientras que Wert quiere una recentralización, Mas ha asegurado que lo que debería hacerse es trabajar juntos contra el "problema de calidad" en la enseñanza de las lenguas, que se da tanto en el catalán como el castellano y el inglés, y en Cataluña de igual forma que en el resto del Estado.