TENDENCIAS
19/10/2012 16:32 CEST | Actualizado 19/10/2012 17:55 CEST

Boda real en Luxemburgo: el príncipe Guillermo y Stéphanie de Lannoy, enlace de 350.000 euros (FOTOS)

Photo gallery Boda real en Luxemburgo See Gallery

Las casas reales se reúnen este fin de semana en la boda del último príncipe heredero soltero en Europa. El príncipe Guillermo de Luxemburgo y la condesa belga Stéphanie de Lannoy han celebrado este viernes su enlace civil en el Ayuntamiento de la capital del país y este sábado tendrá lugar la boda religiosa, en la catedral de Nuestra Señora de Luxemburgo.

Han confirmado su asistencia jefes de Estado y herederos de las familias reales de Holanda, Suecia, Dinamarca, España, Bélgica, Mónaco, Bulgaria, Rumanía, Jordania y Japón. Los príncipes de Asturias, Felipe y Letizia, acudirán en representación de la Familia Real española, según ha confirmado a EFE la Casa del Rey. Una de las parejas más esperadas y que finalmente no acudirá es la formada por los Duques de Cambridge, Guillermo y Catalina.

La ceremonia costará 350.000 euros tal y como ha hecho público el Gobierno del primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, siempre transparente en todo lo que tiene que ver con la monarquía constitucional del pequeño país al que el resto del mundo considera un paraíso fiscal.

Los luxemburgueses, 510.000 personas según el censo de 2011, están invitados a seguir el enlace a través de una pantalla gigante instalada para la ocasión en la plaza Guillermo II de la capital. También será retransmitida por las televisiones nacionales.

CAMBIO DE NACIONALIDAD PARA LA NOVIA

Guillermo de Luxemburgo, de 30 años y el mayor de cinco hermanos, ostenta los títulos de príncipe de Nassau y Borbón de Parma y es el heredero al trono desde el año 2000, coincidiendo con la coronación de su padre, Enrique I de Luxemburgo. Stéphanie de Lannoy pertenece a una de las familias aristocráticas más antiguas de Bélgica, es licenciada en Filología germánica por la Universidad de Lovaina y habla con fluidez francés y alemán, los idiomas del Gran Ducado, así como también inglés y ruso. El novio, educado en Suiza, ha estudiado Ciencias Políticas en Francia y el Reino Unido.

Su mujer, de 28 años y perteneciente a una de las familias aristocráticas más antiguas de Bélgica, es licenciada en Filología germánica por la Universidad de Lovaina y habla con fluidez francés y alemán, los idiomas del Gran Ducado, además de inglés y ruso. Stéphanie de Lannoy ya ha renunciado a la nacionalidad belga por amor. "Estoy orgullosa de adoptar la nacionalidad de mi marido. Luxemburgo es mi país de corazón, Bélgica el de mi infancia", señaló recientemente a la prensa la futura princesa consorte, que hace dos meses perdió a su madre.

La joven se naturalizará luxemburguesa este mismo viernes cuando contraiga matrimonio civil, una decisión para la que ha tenido que dar su visto bueno el Parlamento nacional (55 votos a favor y cinco en contra), ya como princesa de Nassau y Borbón de Parma.

Una vez casados, los novios vivirán entre el palacio de Colmar-Berg, la residencia oficial de los Grandes Duques, y la capital de Luxemburgo.

ESPACIO ECO