TENDENCIAS
20/03/2013 14:31 CET | Actualizado 20/03/2013 16:46 CET

'Los Capullos no regalan flores': amor y 'postureo' en el nuevo cómic de Raquel Córcoles, Moderna de Pueblo (FOTOS)

No todos los modernos suelen ser tan sinceros. Pero es que Raquel Córcoles es Moderna de Pueblo.

moderna de pueblo fotos

"Cuando llegué a Madrid me corté el flequillo, salí con mis Ray-Ban a la calle y me di cuenta de que todos éramos clones", explica la autora, periodista y publicista, que creó el personaje cuando se mudó de Reus a Madrid hace unos años. La ironía con la que plasma a la juventud que busca estar siempre a la última de lo último le ha generado gran acogida en redes sociales: más de 37.000 seguidores en Twitter y más de 61.000 en Facebook.

"He conseguido ser mileurista con Moderna de Pueblo y estoy contentísima", dice, a sus veintitantos años, frente a un ejemplar de Los capullos no regalan flores, su primer libro en solitario (el anterior, Soy de Pueblo, financiado con una beca y editado por Glénat, lo firmaba a medias con Marta Rabadán). Ahora se ha mudado a Lumen (Mondadori) y ha podido dejar aparcado su trabajo en una agencia de publicidad durante unos meses para dar rienda suelta a las claves del amor y del postureo moderno. Se nota que es una de las revelaciones del cómic en España: el booktráiler de este libro en YouTube ha sido visto por más de 100.000 personas.

AMOR Y POSTUREO

Si los amigos de tus amigas son tus amigos, los que son capullos con tus amigas, también son capullos contigo. De ahí que sean tan reconocibles los iconos de relaciones, rolletes y líos varios de Los Capullos no regalan flores: si no has pasado por ello y vives entre modernos recordarás la primera de la pandilla que tuvo una cita en un gastrobar o la que se pilló por el tío que "sólo leía a Bukowski" o cómo una, harta de desengaños, devuelve lo aprendido. "Cuando sales con un capullo siempre te das cuenta tarde. Mientras estás con él siempre crees que son los demás, que no lo entienden, que contigo es diferente", señala la autora.

¿Humor de tías? No, humor sobre tías. "Yo también me leo artículos de GQ [revista masculina] y me encantan. Lo de ser rechazado por otras personas nos pasa a todos y aquí se cuenta desde el punto de vista de chicas", defiende.

CLAVES DE MODERNEO

Si estás algo perdido con qué adorna el mundo del moderneo hoy por hoy, la autora tiene unas claves. "Series como Girls, o cualquiera de la HBO, están a la orden del día para tener una conversación. El Jägermeister [una bebida alcohólica fuertecilla] es un invitado perfecto muy especial para cualquier fiesta... También los tintes de pelo rosas o azules, pero o vives del arte o de algo muy excéntrico o no te puedes permitir ciertos lujos. Y yo trato de agarrarme a las modas que me gustan. Dejé hace un año de usar [zapatillas] Converse, ahora me pasé a las Vans y lo próximo las New Balance, que primero dices qué feo pero luego... ¡están tan de moda!".

"Somos gafapastas, llevamos los mismos zapatos y la misma ropa, escuchamos la misma música. ¿Por qué nos gusta lo mismo a todo este sector que nos creemos tan especiales si al final la gente mainstream va vestida más diferente? Prometemos no volver a la campana y a la primera que el primer hipster se la ponga estaremos todos ahí", añade.

Los dibujos están hechos y coloreados por ordenador. Es curioso que en todo el cómic no hay ojos: gafas (de pasta o de sol) y flequillos lo impiden. "Me salieron así y cuando intenté ponerles ojos no me gustaba, me parecía que quedaba más tipo manga. Así tenían más personalidad", cuenta. Su estilo, con colores planos, es riquísimo en detalles: la ropa, los objetos de una habitación, el tipo de copa que se toman en un bar... No hay miradas, pero sí un montón de datos que ayudan a definir a personajes de barrios modernos.

Aquí puedes leer algunas páginas de Los capullos no regalan flores:

moderna de pueblo libro los capullos

moderna de pueblo libro online

moderna de pueblo leer online páginas

los capullos no regalan flores leer online

moderna de pueblo nuevo cómic

EL HUFFPOST PARA HONEST