ECONOMÍA
03/06/2013 08:31 CEST | Actualizado 02/08/2013 11:12 CEST

Guindos reclama "ahora" las políticas de crecimiento y subir los impuestos a las rentas altas

EFE

La política de Mariano Rajoy es, según él, la del "crecimiento y la creación de empleo" y la distribución equitativa de los esfuerzos. Lo ha repetido hasta la saciedad desde que llegó al poder, con más insistencia si cabe a medida que los datos contradecían su discurso.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha desautorizado de manera indirecta a su jefe, con un lápsus. Según el titular de Economía en una entrevista con Al Jazeera, hasta ahora en la eurozona y en España no se ha apostado por el crecimiento y es la hora de reactivarlo.

"Hay reconsiderar las políticas del pasado" ahora que "ya no hay dudas sobre el futuro de la eurozona", según él.

"Ahora tenemos que comenzar a implantar políticas para estimular el crecimiento. El problema ahora no es tanto el futuro de la eurozona; es que las perspectivas de crecimiento no son buenas. Hay que reconsiderar las políticas del pasado, y es lo que estamos haciendo ahora", declara.

El ministro de Economía reconoce la necesidad de "distribuir los esfuerzos que se están pidiendo a la población", y reclamar una mayor contribución a las rentas altas.

De Guindos subraya que el principal problema de España es el elevado desempleo juvenil, y se muestra optimista sobre el futuro de la economía española. "No quiero crear falsas expectativas para el futuro, pero tendremos crecimiento y volveremos a crear trabajos y veremos la luz al final del túnel", señala.

El titular de Economía destaca la fortaleza de las exportaciones españolas y el aumento de la competitividad de la economía como síntomas de la buena senda en la recuperación. "Tenemos a un gran país que ha demostrado un gran dinamismo en el pasado. A pesar de las dificultades, tenemos confianza", declara.

Sobre si las diferentes respuestas a la crisis están basadas en las diferencias culturales entre norte y sur de Europa, rechazó que exista una diferencia cultural con consecuencias económicas entre el norte y el sur de Europa.

"Creo que la principal razón para la divergencia que estamos percibiendo reside en que los países del norte de Europa han aplicado políticas que han incrementado la competitividad muy por encima del caso del sur. Pero ahora tenemos que corregir esa situación, lo que resulta doloroso desde un punto de vista social y político", manfiesta.

De Guindos afirma que todos los países de la zona euro están "en el mismo barco" y no hay pasajeros de primera o segunda clase. En su opinión, "la eurozona es una tabla de salvación para España, y la salida de la crisis pasa por seguir en la eurozona".

El ministro también subraya que "ahora ya no hay dudas sobre el futuro de la eurozona. Hay que considerar cuánta voluntad política hay detrás del euro. Es algo que algunos inversores no tuvieron completamente en cuenta", indica.

Por último reconoce que se cometieron "ciertos errores" a la hora de crear la unión monetaria, "algunos bastantes fundamentales pero la voluntad política detrás del euro es muy fuerte".

En este sentido, indica que el próximo paso para la eurozona es la unión bancaria. "Hay una fragmentación de los mercados y eso es inaceptable", concluye.