TENDENCIAS
05/08/2013 21:54 CEST | Actualizado 06/08/2013 16:11 CEST

Autocompletar de Google: el buscador censura terminos sexuales o violentos, pero con fallos

GOOGLE

Google es una empresa que se dedica a conocer a las personas para sacar provecho comercial de ello. Anuncios personalizados que aparecen mientras buscamos o sugerencias que asustan por su precisión son algunas de las armas que utiliza el gigante de internet. Pero alguna de estas estrategias, como la función de autocompletar, no es perfecta.

Esta función automática de las búsquedas está regulada por una política de censura. Google bloquea una serie de palabras relacionadas con sexo y violencia para que no sean sugeridas en las consultas.

La empresa explica así como filtra las palabras este servicio:

"Aplicamos un conjunto restringido de políticas para eliminar contenido pornográfico, violento o de incitación al odio, así como ciertos términos que se suelen utilizar para la búsqueda de contenido infractor de derechos de autor".

Y aunque la característica autocompletar es conocida, no lo es tanto su funcionamiento deficiente, según ha revelado la revista digital Slate.

Google bloquea automáticamente ciertas palabras relacionadas con sexo o violencia, como "violación" o "incesto". En cambio, no bloquea palabras muy similares a las anteriores, como "violar" o "sexo".

Búsqueda con "violación".

Búsqueda con "violar".

Cuando el algoritmo de búsqueda de Google detecta la palabra niño al principio de la frase tecleada, la censura es mucho más estricta.

Ahora, la lista de palabras eliminadas incluye "mojigato", "despertar" o "abrazar". Pero aún así sugiere palabras como "lujuria" o "vagina". Es más, si buscamos "genitales de niños", se nos aparecen paginas de contenido perturbador. Si tecleamos "amante de niños" —child lover en inglés—, Google nos ofrece "chat para amantes de niños" o "fotos para amantes de niños".

El buscador Bing también funciona de manera similar, pero tiene sus peculiaridades. Bloquea obsesivamente las búsquedas que contienen la palabra "homosexual", pero permite sugerencias que guían a páginas de pornografía infantil o violencia explícita.

Solo hay que probar para ver que a los algoritmos, esos inteligentes robots invisibles que dirigen nuestras búsquedas, les falta algo de sensibilidad.

Aquí puedes ver también otras sugerencias curiosas del autocompletar de Google.