POLÍTICA
17/02/2014 10:40 CET | Actualizado 17/02/2014 10:43 CET

Moreno Bonilla justifica su currículum: "En tiempos mozos trabajé en un bar y en una pizzería"

EFE

"En tiempos mozos trabajé en una pizzería, en un bar y como comercial unos meses". Con estas palabras, el futuro presidente del Partido Popular andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha intentado acallar las críticas hacia su falta de experiencia profesional en otro ámbito que no sea la política.

Moreno ha afirmado que "para nada" le "ensombrecen ni entristecen" estos comentarios y estas críticas." "Las asumo con deportividad", ha asegurado en una entrevista en la Cadena Ser, en la que ha reconocido que entró "desde muy joven en la gestión pública". "De eso no me avergüenzo para nada porque siempre he tenido vocación por la política", ha añadido.

Por otro lado, ha adelantado que tendrá "próximamente un encuentro" con la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, con la que "hasta el día de hoy" no ha podido hablar porque él ha estado "hasta arriba" desde que fue proclamado candidato del PP-A a la Junta de Andalucía pero con la que "jamás" ha tenido "ningún desencuentro".

Moreno Bonilla también ha considerado que Cospedal no está "débil" ni debilitada después de que el presidente del partido, Mariano Rajoy, apostara por su candidatura en lugar de por la de la secretaria general, que se había mostrado favorable a la del secretario general del PP-A y alcalde de Tomares (Sevilla), José Luis Sanz.

"MAGNIFICA RELACIÓN"

El próximo líder del PP-A ha insistido en que tiene una "magnífica relación" con Cospedal y en que hay que "quitarle importancia" a la "polvareda" que se ha levantado en los medios de comunicación porque, en su opinión, "nunca" ha habido "desencuentros" con ella -sí disparidad de opiniones en algunos asuntos, ha reconocido-, hablará "muchísimo" con ella de ahora en adelante y le debe, como secretaria general del PP, "lealtad, respeto y colaboración".

Con todo, Moreno ha recordado que el PP es un partido con más de 700.000 afiliados y que, por tanto, es "heterogéneo, plural y muy poliédrico", por lo que puede entender que "cualquier dirigente tenga otras preferencias" respecto a quien debería ser el candidato del PP-A a la Junta de Andalucía.

Aún así, y tras admitir que Cospedal nunca le dijo que él era su candidato, Moreno ha señalado que "nadie" le ha "obligado o empujado" a presentar su candidatura pese a que esperó a tener el "plácet" de Rajoy para dar ese paso adelante y abandonar su responsabilidad en el Gobierno como secretario de Estado, algo que prevé hacer días antes del Congreso del PP-A del 1 y 2 de marzo. "Rajoy ostenta la máxima representación y capacidad ejecutiva del partido y a él se le dan una serie de encomiendas, entre ellas, las de tener sus preferencias", ha justificado.

"Sé que tengo un reto complejo porque Susana Díaz es una adversaria política fuerte y dura, pero yo soy de los que piensan que quien la sigue la consigue", ha afirmado.

EL HUFFPOST PARA IKEA