POLÍTICA
28/05/2014 14:45 CEST | Actualizado 28/05/2014 16:45 CEST

Luis Fraga niega conocer al "misterioso señor X" con seis cuentas en Suiza

EFE

Luis Fraga, exsenador del PP, ha asegurado al juez Pablo Ruz no saber "quién es el misterioso señor" titular de las seis cuentas abiertas en el mismo banco suizo en el que él y Bárcenas tenían cuentas: "Es un misterio, no sé quién es el señor X. No sé quién es el tercer hombre".

El juez conoció la existencia de esas seis cuentas, que podrían ser de una persona políticamente expuesta o "PEP", a través de una serie de correos internos del banco en el que tenían cuentas él y el extesorero del PP Luis Bárcenas, y este miércoles ha afirmado que esas cuentas no eran de ninguno de los dos y que no sabe quién puede ser "el tercer hombre".

A preguntas de Ruz, Fraga ha explicado que varias transferencias hechas desde cuentas suyas en el Dresdner Bank a las de su amigo Bárcenas se debieron a la devolución de cuatro préstamos que le hizo el extesorero del PP por un total de 18 millones de pesetas (unos 110.000 euros).

EL PRÉSTAMO DE BÁRCENAS

A lo largo del interrogatorio de Ruz, Fraga, sobrino del fallecido Manuel Fraga (fundador del PP), ha relatado que entre 1995 y 1998 le pidió a Bárcenas esos préstamos a un interés del 4% porque se encontraba en una situación económica delicada y ha explicado que no usó sus cuentas en Suiza para guardar ese dinero como ahorros.

Fraga, que ha dicho que le echaron del partido cuando murió su tío (enero de 2012), ha reconocido la veracidad de dos apuntes de la supuesta caja B del PP que llevaba Bárcenas, uno de ellos de 2004 por 3.000 euros y otro de 2008 por 6.000 euros, y ha explicado que respondieron a gastos de campaña para pagar gasolina y comidas.

En el caso de los 3.000 euros, ha detallado que antes de las elecciones le exigieron ese dinero para la campaña y se lo pidió directamente a Bárcenas, quien supuestamente lo apuntó luego en los papeles manuscritos en los que llevaba la contabilidad.

FRAGA JUSTIFICA SUS CUENTAS

El exsenador ha justificado el dinero que acumuló en Suiza (cerca de 300.000 euros) en actividades empresariales en solitario o con Bárcenas, pero ha dicho que se desentendió de la gestión de las cuentas, ya que el extesorero tuvo poderes sobre ellas hasta 2009 y era quien las manejaba, aunque sin cobrar ninguna comisión debido a su amistad.

Además, ha justificado mantener las dos cuentas en Suiza porque pensaba que iba a ser senador sólo cuatro años y que no le dio importancia. Ha explicado que también tuvo cuentas en Francia y Estados Unidos.

En correos internos del Dresdner Bank, Agathe Stimoli, la gestora de sus fondos y los de Bárcenas, afirmaba que se iba a reunir con Fraga en Madrid para aclarar el origen de su dinero, pero hoy el exsenador ha negado que se hubiera producido esa reunión.

EL HUFFPOST PARA IKEA