POLÍTICA
03/10/2014 15:03 CEST | Actualizado 03/10/2014 17:04 CEST

Fernández Díaz defiende la fallida reforma del aborto

El Gobierno ha retirado la reforma de la ley del aborto, pero la polémica y el debate continúa. Mientras grupos provida y la Iglesia española continúan movilizándose en contra de la decisión del Ejecutivo, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado este viernes que el Gobierno está trabajando por "construir un consenso".

Justo a continuación, sin embargo, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha defendido la fracasada reforma del aborto. "En el seno del PP y en el seno del Gobierno, yo siempre estaré evidentemente en la defensa de la vida dede la convicción de que no hay nada más progresista que defender a los seres más vulnerables y débiles y de que no hay ser más vulnerable y débil que el niño que va a nacer. En esa búsqueda del consenso yo estaré siempre en esa posición", ha avisado Fernández en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

Minutos antes, Sáenz de Santamaría había asegurado que el Gobierno ha detectado que hay "consenso en un ámbito importante", que es el "asunto relativo al consentimiento de las menores para poder llevar a cabo un aborto".

"Seguiremos trabajando por el consenso", ha remarcado la vicepresidenta, que ha insistido en la dirección que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, marcó al anunciar que sólo modificará la actual legislación en la parte que permite a las menores de 16 y 17 años interrumpir el embarazo sin consentimiento paterno.

Fernández Díaz es uno de los miembros del Gobierno que siempre se ha mostrado a favor de la restrictiva reforma del aborto impulsada por el exministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. Públicamente simpatizante del Opus Dei, Fernández llegó a asegurar el año pasado que el aborto "tiene algo que ver" con ETA, "pero no demasiado".

Con la fallida reforma, la mujer sólo iba a poder abortar cuando existiera grave peligro para su salud física y psíquica y cuando el embarazo fuera consecuencia de una violación. De este modo, se iba a eliminar el supuesto de malformación para abortar.

ESPECIAL PUBLICIDAD