INTERNACIONAL
20/11/2014 08:09 CET | Actualizado 20/11/2014 08:13 CET

Obama regularizará por decreto la situación de millones de inmigrantes indocumentados

AFP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tiene previsto anunciar este jueves los detalles del decreto sobre inmigración con el que pretende regular la situación de entre 4,5 y 5 millones de indocumentados.

En un vídeo colgado en la cuenta de Facebook de la Casa Blanca, el propio Obama explica desde el Despacho Oval que mañana jueves anunciará "algunas medidas" que puede adoptar en virtud de su autoridad ejecutiva para reparar el "roto" sistema de inmigración del país.

(Sigue leyendo después del vídeo...)

El discurso en el que Obama anunciará las nuevas medidas migratorias comenzará a las 02:00 horas, hora peninsular española.

Una pieza clave es permitir que muchos padres de niños que son ciudadanos estadounidenses o residentes legales obtengan permisos de trabajo y eviten así la amenaza de la deportación.

El plan también prevé aumentar la seguridad fronteriza, mejorar el pago a los funcionarios de inmigración y expandir la Acción Diferida, una medida ejecutiva de 2012 que ha evitado la deportación de más de 580.000 jóvenes que llegaron indocumentados a EEUU cuando eran niños.

Además, la reforma levantaría la amenaza de deportación a al menos 250.000 personas indocumentadas que trabajan en granjas del país norteamericano, según ha asegurado Arturo Rodríguez, líder del sindicato Unión de Campesinos.

BLOQUEO REPUBLICANO

Tras aplazar su acción unilateral en inmigración hasta después de las elecciones legislativas del pasado 4 de noviembre, Obama se comprometió a anunciar esas medidas antes de fin de año.

Una posibilidad que evaluaba la Casa Blanca era anunciar el plan después del 11 de diciembre, cuando el Congreso debe votar una serie de medidas presupuestarias para financiar al Gobierno hasta septiembre de 2015.

Los republicanos han alertado de que cualquier acción ejecutiva de Obama bloqueará la aprobación en el Congreso de una reforma migratoria y dificultará el consenso bipartidista en otros muchos asuntos.

De hecho, el gobernador de Texas, Rick Perry, ya ha anunciado que su estado "probablemente" demandará a la Administración de Barack Obama por las medidas migratorias. "Creo que es una posibilidad muy real", dijo Perry.

El gobernador, que dejará su cargo el próximo 20 de enero y suena como potencial aspirante a la Presidencia de Estados Unidos en 2016, lamentó que Texas haga una inversión "extraordinaria" de cerca de 12 millones de dólares al mes en seguridad fronteriza para prevenir la llegada de indocumentados.

Las declaraciones de Perry van en la misma dirección que las del gobernador electo y actual procurador general de Texas, el también republicano Greg Abbott, quien será el encargado de interponer la demanda. "Será mi demanda número 31 contra él (de Obama) antes de dejar la oficina", dijo Abbott esta semana. "Debemos reconocer, una vez más, que tenemos un presidente que se niega a cumplir con la Constitución", agregó.